BODY COUNT: “Bloodlust” (2017)

BODY COUNT

Si consideramos que el Hip Hop/Rap no es un estilo musical, si no una forma de expresión cultural, acabamos antes.
Y así no tenemos que dilucidar si los angelinos son Rapcore, Rap Metal, Thrash Hop o Post Hip Doom. Después de escuchar su brutal último álbum no debería quedar duda. “Bloodlust” es un disco de Thrash Metal y punto.
El mejor y más heavy que jamás hayan grabado Ice-T, Ernie C y sus secuaces de mirada amenazadora.

Tampoco nos meteremos en si el activismo letrístico y social feroz de Ice-T ha podido llegar a un punto muerto, sobre todo si como grandes invitados en “Bloodlust” se encuentran Dave Mustaine y Slayer. Tipos que se sitúan en las antípodas de Body Count en cuanto a pensamiento político. Estos últimos, su máxima influencia como relata el mismo Ice-T en el CD, con una abominable versión de “Raining in Blood/Postmortem”.

bodycountband2017newpromobw_638

Qué lejos parece quedar aquella paupérrima producción de su “Body Count” de 1992, aunque “Body Count´s in the house” siga resonando como parte de nuestras grandes influencias musicales. El sonido de “Bloodlust” es demoledor de principio a fin. Discazo No-Coche Metal. Muy por encima de su último “Manslaughter” de 2014, mucho más escorado al Hardcore.
La apisonadora Thrash de “All love is gone” con Max Cavalera y “Walk with me” con Randy Blythe de Lamb of God, junto a los ya destacados temas con Mustaine, fabuloso en la guitarra solista, “Civil War”, y la versión de Slayer, se mezclan con canciones muy trabajadas musicalmente como nuestra favorita “This is why we ride” y los machacones himnos anti cops típicos del grupo, “The Ski Mask Way”, “No lives matter”, “Bloodlust” y “Black Hoodie”.
Bloodlust” es uno de los grandes discos de Metal de lo que va de año.

KILLSWITCH ENGAGE: “Incarnate” (2016)

killswitchengageincarnatecd

Y con “Incarnate” concluimos nuestra trilogía dedicada a lo extremo.
Vamos a necesitar unas horas de AOR para relajarnos, poner las vertebras en su sitio y arreglar los bollos del Suzuki (claro ejemplo del estilo No-Coche Metal).

Killswitch Engage es la prueba latente del compromiso y la consistencia. De cómo sin abandonar tu sonido ni realizar experimentos puede un grupo estar al más alto nivel, seguir siendo interesante y en nuestro caso, básicos.
Lo he intentado pero no he encontrado rival. Demon Hunter, Trivium, Five Finger Death Punch, Disturbed o Bullet for my Valentine han quedado finalistas y nos ha quedado claro que nadie puede con los de Massachusetts.

killswitch-engage-2016

Porque además “Incarnate” está a la par de “Disarm the descent”, el brutal retorno de Jesse Leach a las voces, mientras el ex, Howard Jones, se desangra en supuestos súper grupos de Metalcore como Devil you Know que nos han aportado menos que cero.
Jesse sigue agrandando sus matices, de lo melódico a lo death. Adam Dutkiewicz continúa siendo el gran maestre de los riffs, además de sorprenderte con sus solos afilados repletos de técnica. Mención se merece desde hace muchos discos de Killswitch Engage el batería Justin Foley. Un verdadero animal de este instrumento.
El tema “Hate by design”, la respuesta a “In due time” del Disarm, es y debe convertirse en el nuevo himno metalcore para las generaciones venideras.

Extremadamente (en todos los sentidos) bueno.

 

VADER: “Tibi et Igni” (2014)

vaderPerfecto grupo Death Metal para una iniciación sana y tranquila (ya me entendéis).

Siempre he podido escuchar un Cd completo de los polacos. Quizás porque soy poco Death clásico y Vader mantienen muy vivas sus influencias Thrash, muy Slayer y un poquito de Morbid Angel. Su sonido es además de los más limpios dentro de este estilo. Solo hay suciedad en las letras, no en los instrumentos.

La voz de Piotr Wiwczarek es impactante, brutal pero no gutural. El muro de las guitarras, impenetrables y en “Tibi et Igni” demuestran además que no son un grupo de Metal porque no quieren. Atentos a las bonus tracks.

Death para blandengues como nosotros. Gran disco. Ah y nada de coger el coche con Vader, terminaríais en Despeñaperros.

ADRENALINE MOB: “Men of Honor” (2014)

adrenaline mob 3The Mob is back!
Puede que Michael Romeo deba empezar a preocuparse y ponerse las pilas con Symphony X. 4 años de media para sacar un nuevo disco y un último “Inconoclast” que decepcionó a más de uno.
Y es que Adrenaline Mob se va engrasando y cada vez sonando mejor. Russell Allen y todos nosotros sabíamos que Portnoy haría su penúltima espantada, pero que este proyecto nunca ha sido tal y es ya referencia para el metal americano. Que se va Mike Portnoy, pues se ficha al veteranísimo AJ Pero (de los Pero de toda la vida), que acostumbrado a sus Twisted Sister nos sorprende por su estilo moderno y contundente (y mucho doble bombo) que es lo que necesita un grupo como este.
El resto no continúa al nivel de “Omerta” si no mejor.
Las influencias alternativas o nu-metaleras han casi desaparecido y las andanadas No Coche Metal, “Mob is back”, “Come on get up”, “Let it go”, “House of lies“, siempre muy Black Label Society, se entremezclan con heavy metal mucho más clásico, “Dearly departed”, “Men of honor”, baladas, “Behind these eyes” y medios tiempos de tintes acústicos, “Fallin´to pieces”, “Crystal clear“. Todo en perfecta armonía y medida.
Men of Honor” es un Cd fantástico, muy equilibrado. Allen mandando y Orlando impresionando con sus solos afiladísimos.
Un placer para los oídos.

MUSTASCH: “Thank you for the Demon” (2014)

MUSTASCH-Thank-you-for-the-Demon

Creía que ya tenía prácticamente controlado el fascinante mundo de las denominaciones de los distintos estilos, pseudoestilos, post estilos, estilillos y estiletes varios.
Sludge Metal.
¿Pero esto qué es?; como diría el bueno de Matías Prats. Afirmo directamente que una gran chorrada. El Stoner Rock, siendo virtualmente innecesario, al menos ya estaba ubicado. Hard rock muy setentero de marcados riffs machacones. Todo lo que se pareciese a Black Sabbath y coetáneos. Y éramos felices.
Otro día hablaremos del Proto Doom y el Drone Doom (definitivamente la gente se aburre muchísimo).
Tanta chorrada estilística para decir que los Heavy Metal clásicos suecos amantes de los mostachos, los de otros, no los suyos, siguen ofreciendo su metal machacón, agresivo a la vez que altamente divertido y en este “Thank you for the Demon”, más melódico y trabajado que nunca.
Ni ellos mismos se creen sus letras diabólicas y eso hace de su música más irreverente y gamberra.
Riffs y letras inteligentes. Temas adictivos uno tras otros. Ralf Gyllenhammar (es como los García en Suecia) se parece cada vez más a Ian Astbury de The Cult pero manteniendo el carácter Sabbath de Lee Dorian de Cathedral.
Diversión, metal y aviso a caminantes: no, no coche.
Probad en cuarta con el inicio de libro híper heavy de “Feared and hatred” o la sabática “From euphoria to dystop”.

No Coche Metal: estilo musical que engloba cualquier expresión dentro del Hard Rock y el Heavy Metal y se caracteriza por un súbito impedimento de levantar el pie del acelerador. Este estilo se fusiona a veces con la variante de espasmos de cuello, aunque el resultado final suele ser prácticamente el mismo; te comerás la curva.

Ya tenemos un nuevo estilo, chicos. ¿Quién se atreve a subirlo a wikipedia?