PYRAMAZE:”Disciples of the Sun” (2015)

pyramazedisciples– ¿Papá entonces Pyramaze es metal progresivo?
Me temía la pregunta. Tenía al chaval distraído con rock progresivo clásico, grandes dosis de power metal y nuestras clásicas peleas sobre si Muse son realmente discípulos del prog y unos genios como las masas proclaman. Si Radiohead sí se lo merecieron pero perdieron el norte o Tool lo fueron pero no supieron mantener la regularidad. Y sobre todo las más sangrantes sobre la naturaleza de Kings of Lions, aburrida directamente o The Killers, más clásica de la que pensaron en su exigua vida. Seguir leyendo “PYRAMAZE:”Disciples of the Sun” (2015)”

Anuncios

GAMMA RAY: “Empire of the Undead” (2014)

gammarayoftheundeadLa rueda de reconocimiento estaba lista. El Inspector Corrales y la agente Fernández habían asistido a cientos de ellas, pero algo diferente cargaba esta vez el ambiente en la comisaría.

– Bueno hijo, recuerda lo que te ha comentado la agente, tú mira atentamente, tómate el tiempo que haga falta y dime un número. Recuerda que ellos no pueden verte – dijo paternalmente Corrales al chico imberbe con camiseta azul de Dream Theater que tenía justo a su lado.
– ¿Está usted seguro Sr. Inspector? Ya le dije que son muy peligrosos – el chico se giró y miró a la agente Fernández con preocupación.
– Completamente, tú tranquilo – dijo Corrales mientras cruzaba su mirada y una mueca burlona con su compañera.
– El 3 señor – el chico señaló con seguridad con el brazo extendido.
– ¿Estás seguro hijo? Puedes pensarlo un poco más – le explicó el inspector de manera rutinaria.
– El 3 – no dejaba de mirar fijamente al cristal.
– Bien Fernández toma nota que el testigo ha señalado al número 3 como el culpable de haberse inventado el Proto Doom – el inspector respiraba aliviado pensando que este esperpento tocaba a su fin.
– El 5 – sonó de pronto la voz del chico cuando los policías ya salían por la puerta.
– ¿El 5 qué? – preguntó Corrales con unas cuantas gotas de sudor en la frente.
– También es culpable – dijo el chico más tranquilo. Ya le había cogido el tranquillo.
– ¿También inventó este el Proto Doom? – preguntó algo airado el inspector con los brazos abiertos.
– No, el Avant Garde Metal – la cara de Corrales no tenía desperdicio.
– Vale, Fernández llévate a los 2 para interrogarlos y terminemos con esto – la camisa del inspector ya tenía marcas de una incipiente sudoración estilo Camacho.
– El 1 – el chico se había animado y estaba con la cara pegada al cristal.
– No, por favor – Corrales estaba a punto del colapso mientras Fernández intentaba retener la risa – ¿Y qué le pasa a este?
– Atmospheric Funeral Metal ¡culpable! – el chico estaba entusiasmado mientras gritaba número tras número y extrañas palabras salían de sus labios: Shoegazing, Neopsicodelia, Space Rock, Art Metal.
– ¡Vale, ya está bien! – Corrales había estallado – Fernández, todos al calabozo, que pongan más literas si hace falta y tú chico y yo vamos a tener una conversación seria.

Corrales y Ángel Luis, así se llamaba el chico, estaban frente a frente en una sala de interrogatorios mientras Mónica, la agente Fernández, observaba atentamente tras el cristal todo lo que iba a acontecer.

– No podemos meter en la cárcel a todos los que se inventan chorradas de estilos musicales ¿Lo entiendes hijo? – dijo el Inspector con semblante serio.
– Es que no tiene ningún sentido para mí y cada vez que voy a escuchar un nuevo grupo te dicen que es otro estilo, aunque entiendo que son simples variaciones de la música que nos gusta. Ya no sé lo qué hacer y no puedo más – empezó a sollozar.
– ¿Recuerdas las palabras de tu padre para las situaciones en las que te encuentras perdido y con ganas de quemar Wikipedia? – Corrales se había levantado y sentado junto al chico.
– Que volviera siempre a las bases, que ellas nunca nos fallan- dijo en voz baja mientras se secaba las lágrimas con la manga.
– Toma y vete a casa – el Inspector Corrales le puso en las manos una copia del “Empire of the undead” de Gamma Ray.

Ángel Luis salió de la sala con su nuevo CD y una enorme sonrisa en la cara. Corrales se volvió hacia el espejo tras el cual sabía que estaba su fiel compañera y guiñando el ojo izquierdo mientras se ponía la chaqueta pensó, “otro caso resuelto”.

SLAMER: “Nowhere Land” (2006)

– Papislamer nowhere
– Dime
– El Cd de Slammer
– Sí
– Es muy bueno
– Aha
– ¿Qué te pasa?
– No quiero que se me note
– ¿Por lo pesado que te pones cuando te gusta un disco?
– …
– Vaya producción
– Sin palabras
Terry Brock, qué voz
– Buen chaval
– ¿Estás sudando?
– Hace humedad, estamos en Málaga
Mike Slamer
– Me voy a mi cuarto
– La composición es magistral
– Quiero hablar con mi abogado
– ¿Qué le vas a decir?
– Que me arresten inmediatamente
– ¿Por?
– Quiero declarar ante un juez
– Me estás asustando
– Y que quede constancia oficial que es uno de los mejores discos de la historia del Rock Melódico
– ¿Y si te condenan?
– Te dejo a cargo de mi último deseo
– Estoy llamando a un médico
– Una copia de “Nowhere Land” antes de espicharla
– ¡¡¡¡Mamaaa!!!!

BRIAN MCDONALD PROJECT: “Voyage” (2003)

brian mcdonald– ¿Papá, el Brian McDonald Group es el mismo del Brian McDonald Project?
– Afirmativo Sierra, hijo. ¿Por qué lo preguntas?
– Porque me ha gustado bastante “Desperate Business” del Group y al buscar algo más de ellos solo he encontrado el Project que se editó 16 años después. Es raro. Y por cierto, no lo tienes en original.
– En primer lugar, voy a olvidar que has dicho esas últimas palabras y en segundo, tengo una muy buena excusa para tener una copia de seguridad de este Cd… No, no la tengo, pero ven que te voy a relatar el Extraño Caso del Señor Brian McDonald.

Fue allá por el año 1987 de nuestro Señor cuando se publicó “Desperate Business”. Un buen álbum que provocó bastante revuelo en una época en que el hard más melódico estaba en pleno auge y a pesar de competir con algunos de los más grandes, Winger o Def Leppard, grabaron con Sony, antes de que a Tommy Mottola se le metiera entre ceja y ceja Thalia, algo lógico por otra parte y se convirtió pronto en un clásico del rock melódico.

Después de aquel éxito, Brian y su Group desaparecieron de la faz de la tierra, probablemente a causa del letal fenómeno grunge. Aún así la buena música intentaba salir a la luz a pesar de esa década de oscuridad y seguía sin haber noticias de él. Ni una colaboración o grabación.
Ya en el año 2000 apareció en solitario con “Wind me up” de robustas influencias Def Leppard y que pasó absolutamente desapercibido. De hecho he sabido de su existencia hace pocos días. Inaudito.

Fue en 2003 cuando tu tío Miguel apareció con el original de “Voyage” de Brian McDonald Project, editado por el sello independiente sueco Atenzia y prácticamente en meses, este Cd estaba descatalogado, de ahí que mantenga mi copia de seguridad (no sé si ha colado).
Lo realmente extraño y casi surrealista no era que Brian McDonald hubiera vuelto a desaparecer y que haya sido así hasta la fecha, si no que un disco tan impresionante como “Voyage” haya sido borrado del mapa. Incluso en la red solo hay referencias aisladas e inconexas. No hablemos de los que mataríamos por una reedición.
En “Voyage” se mezclaban el mejor AOR, con rock que rozaba el sinfónico. Def Leppard, Kansas, Chicago. Muy melódico y pomposo a la vez que épico por momentos. Baladas inolvidables. Reb Beach a las guitarras y algunas de las mejores armonías vocales que se hayan grabado. Todo por cortesía de un increíble músico al que debemos recuperar y hacer justicia. Brian McDonald.

FLOTSAM AND JETSAM: “Ugly Noise” (2012)

ugly-noiseAlcé la vista y allí estaba. Una negra figura inerme al fondo del pasillo que me miraba fijamente. De su brazo derecho colgaba un objeto cuadrangular y de repente comenzó a andar hacia a mí. No recuerdo el tiempo que pasó. Probablemente fueron escasos segundos pero en mi cerebro todo se recogió a cámara lenta y lo último que sentí fue esa corriente de aire que rozó levemente mi mano y aquella voz que me susurró: “Queensrÿche”. Bajé la cabeza y en mi mano se encontraba el Cd de Flotsam and Jetsam, “Ugly Noise”.

Cuando me di la vuelta y vi a Ángel Luis saliendo por la puerta de casa me acordé que seguía de vacaciones y que nunca hay que acostarse tan tarde tras ver una peli de terror.

Completamente despejado y dentro de nuevo en el mundo de los vivos, mientras tomaba un café reparador, seguía pensando en las enigmáticas palabras de mi hijo. Así que ni corto ni perezoso, me dispuse a escuchar el penúltimo disco grabado por los thrasher americanos, antes del curioso experimento de regrabar completamente su obra maestra “No place for disgrace”.

47:27 minutos después, una sola idea en mi mente, “Queensrÿche”.

Este Cd mantiene sutilmente su espíritu Thrash tras cada riff, como en los cortes machacones de “Ugly Noise”, que me encanta especialmente o en el clásico metal pesado de “Gitty” y “Carry on”, la más Jetsam de todo el álbum. El experimento Ryche comienza con “Run and hide” y Eric A. demostrando porque era y es uno de los cantantes aventajados de la horda thrash de los 80´. “Rabbits foot”, con estribillo muy melódico y estructuras propias de nuevo de la banda de Seattle. Otra favorita.”Play your part” comienza con un magnífico riff Sabbath que evoluciona de nuevo hasta el tecnicismo propio que encontrarías en “The warning”.

Ugly Noise” no es Flotsam y menos Jetsam. Tampoco Rÿche. Sí un experimento único.

De pronto una sombra en la pantalla de mi portátil y aquella voz familiar que volvió a susurrarme y esta vez sus palabras fueron: “te lo dije”.