THUNDERHELL: “Hell Trip” (2012)

thunderhell cover

La pureza de un estilo.
Tras tanta amalgama y diversificación de estilos es siempre necesario y gratificante volver al origen. Pero no como añoranza de un tiempo pasado, sino más bien como una mirada hacia el futuro. El ciclo natural de la vida.
Tener en tus manos un CD de Evile, Messiah o de nuestros amigos venezolanos de Thunderhell es tan satisfactorio como comerse una naranja recién arrancada del árbol.

Como habitualmente decimos, una cosa es intentarlo y otra conseguirlo. Incluso las grandes bandas clásicas del Thrash Metal que pretenden recuperar el feelin perdido años atrás no lo consiguen del todo. Estamos pensando claramente en el “Hardwired to self-destruction” de Metallica, “For all kings” de Anthrax y en “The brotherhood of the snakes” de Testament. Sensación que sí sentimos nuestro AOR Master y yo mismo a los 10 segundos de poner “Hell Trip” en el coche.

thunderhell band

La crudeza, la potencia, las voces amenazantes. Con control y técnica. Influencias lógicas de cualquiera de los titanes antes nombrados.
Hell Trip” es completísimo. No Coche-Metal a nuestro servicio (me domina la autopista). Una producción perfectamente equilibrada (adoramos el sonido del bajo). Directa declaración de intenciones en la apertura, “Hell on Earth” y “Hate”. Nuestras favoritas “City of Doom” y la orgía de riffs de “Murderer”, su tema de cabecera. Complejidad Thrash en “Hell Trip” y un final de fiesta gamberra con su “Southern Whorehouse”.

Hell Trip” es un regalo (gracias chicos por vuestras dedicatorias), real, traído con cariño desde Venezuela y para los oídos de los que seguimos disfrutando de la pureza.

Anuncios

BEAST IN BLACK: “Berserker” (2017)

beastinblackberserkercover

Nuestro querido seguidor y amigo Alejandro no dudó ni por un segundo en calificar el single de adelanto de Beast in Black, “Blind and Frozen”, de eurovisivo.

Las conclusiones que se nos antojan ante tan maña aseveración y más cuando teníamos preparadas unas humildes palabras que describían con pasión la perfección Power Metal de estos finlandeses (que raro) de influencias Sonata Artica y Battle Beast, liderados por el ex Battle Beast Anton Kabanen y la nueva esperanza blanca en las voces de Yannis Papadopoulos (un poco griego), son que o nos hemos relajado con nuestra inevitable influencia eurovisiva materna o que nos rendimos con placer al imparable poder nórdico.
Igual es que todas las respuestas son correctas.

CACOPHONY: “Speed Metal Symphony” (1987)

CACOPHONYCacofonía: “Disonancia que resulta de la inarmónica combinación de los elementos acústicos de la palabra”. RAE

Cuando alguien llama a su grupo “sonido desagradable”, que es más o menos la traducción de la calle y a su primer disco “Speed Metal Symphony” o es un cachondo o un temerario. O lo que finalmente fueron y son, unos fuera de serie adelantados a su tiempo que sabían perfectamente lo que se traían entre manos.

30 años después seguimos pensando que no hay mejor nombre para esta obra maestra de nuestro tiempo. Tal y como se concibió y ejecutó hay muy pocas grabaciones que se acerquen, y si lo hacen, con mucho respeto, a lo que Friedman, Becker, Marrino (cantante inefable donde los haya) y Anur (forever groove) nos ofrecieron en 1987.
Una autentica sinfonía de Speed Metal, agresividad, emoción y tecnicismo como jamás hayas escuchado y por ahora insuperable.

JORN: “Life on Death Road” (2017)

jorn 2017Vayamos por partes.
Voodoo Circle es un proyecto comandado por el guitarrista Alex Beyrodt, acompañado de sus compañeros de Primal Fear y con el estupendo cantante David Readman (Pink Cream 69), que se dedica a plagiar/homenajear a los Whitesnake de la era John Sykes.
¿Qué ocurre exactamente si cambias a Readman por Jorn? ¿“Life on Death Road” o hay algo más?
No tenemos muy claro si ha sido Jorn el que los ha llamado o ha sido al contrario, pero sí que este CD suena a Coverdale/Sykes del 1987 por los cuatro costados y que “Life on Death Road” es el mejor disco en solitario de Jorn desde “Lonely are the Brave”.
Que David Coverdale es una referencia para Jorn Lande no es una sorpresa habiendo formado parte de The Snakes junto a los guitarristas originales de Whitesnake, Moody y Marsden. Si el cantante noruego hubiese querido hacer un disco de versiones de la serpiente blanca tampoco nos hubiera extrañado ya que conocemos su pasión por los discos tributos ¿Cuántos van ya?
Pero Jorn es mucho Jorn y su personalidad es tan poderosa que finalmente puede llevar a su terreno casi cualquier tema por muy influenciado que esté. Influencias que él nunca esconde por otra parte.

jorn-lande

Y de esta manera junto a Alessandro Del Vecchio, al que hay que reconocerle la excelente labor que está haciendo como productor y compositor en diferentes estilos sin anclarse en un único sonido Frontiers que no hubiera llevado a ninguna parte ni a Del Vecchio ni al sello, el cantante noruego ha compuesto el paquete de canciones mejores y más contundentes de su carrera en solitario desde hace muchos años.
Como bien apunta nuestro AOR Master, mientras más enfadado esté Jorn, mejor.
Por fin volvemos a disfrutar de sus melodías características en el heavy rápido de apertura de “Life on Death Road” (atentos al duelo de solos entre Beyrodt, magistral todo el disco y Gus G), en la contundente “Hammered to the cross” (que gran riff), en las melódicas “Love is the remedy” y “Man of the 80´s”, una de nuestras favoritas y sobre todo en esos medios tiempos donde Lande es capaz de llorar como en “Dreamwalker” o en la balada a lo Allen/Lande, “The Optimist”.

A un tipo con un Premio Nobel (por lo menos se lo merecía) en su haber por “Burn the sun” de Ark, varias matrículas de honor (“Hourglass”, “Worldchanger”, “Masterplan”, “Aeronautics”, “The devil´s hall of fame”, “The Battle”) y no menos sobresalientes y que descubrimos haciendo de malvado inquisidor en la ópera rock de Nikolo Kotzev, “Nostradamus” y al que después de esa interpretación memorable no hemos dejado de seguir y admirar, solo le vamos a poner un notable por “Life on Death Road”. Algo que no está mal después de tanto aprobado justito y porque a pesar de las buenísimas canciones que hemos destacado, hay otras tantas que no se diferencian apenas entre ellas y sobre todo dos, “I walk away” y “Devil you can drive” en las que a pesar de los esfuerzos resultan fallidas.
Buen retorno.

jorn

BE PROG! MY FRIEND 2017 (Pueblo Español, Barcelona, 30 de Junio)

Hemos hecho apuestas para el año que viene y si nuestros sueños se cumplen esperamos a Marillion, Dream Theater, Symphony X y Neal Morse. Igual nos hemos pasado.”
The Road, 01/08/2016

Caligulas HorseSi fue una revelación o no nunca lo sabremos, pero el hecho es que este año, entre otros, han ido Marillion y Mike Portnoy (Dream Theater) acompañado de los Haken y Eric Guillette (The Neal Morse Band). Así pues, además de ir a echar una Primitiva raudos y veloces para comprobar que nuestra clarividencia es mejor que la de Sandro Rey, nos lanzamos de cabeza por tercera vez al fenomenal festival Be Prog! My Friend de Barcelona.
Ni siquiera nos acordábamos que en las mismas fechas se celebraba el mastodóntico Rock Fest. Incluso nos cruzamos con varios Metal Head por el aeropuerto, pero nuestra cabeza estaba puesta en el rock/metal progresivo especializado.
Esa especialización y variedad del Be Prog! es la que hizo sin duda que no compitiera en absoluto con el Rock Fest. y que la asistencia que se reunió en la Plaza del Pueblo Español fuera prácticamente la misma que en otras ediciones. El marco incomparable, el ambiente sosegado, el no tener que esperar colas, la luz que se va perdiendo en el atardecer, el imponente escenario semicircular y un sonido indefraudable (palabro). Definitivamente no, Be Prog! no compite porque no tiene rival.

Nuestra presencia se limitó al viernes 30 tanto por motivos económicos como de sabiduría. Recuperarse de un día de fiesta ya cuesta. De dos es prácticamente una quimera y algunos no tenemos seguro médico privado. Y también porque en esa jornada se concentró parte de lo que nosotros consideramos el auténtico Metal Progresivo y que tantas ganas teníamos de apreciar en vivo, además de nuestros admirados y amados Marillion y los “peculiares” Ulver.

Animals

Enfrentados a un sol en alza salieron Caligula´s Horse. Por sus caras comprobamos que no se esperaban tanta concurrencia y arropo y la presencia de un simpático paisano aussie. Lo que les hizo motivarse y darlo todo en el escenario. Con muy buen sonido para ser los primeros en liza y su metal progresivo, moderno sí, pero repletos de solos punzantes a la antigua usanza, nos ganaron. Jim Grey es un auténtico front man con una calidad de voz altísima y el guitarrista Sam Vallen consiguió que se me erizaran todos los pelos a pesar de los 26 grados que caían en ese momento en Montjuic.
Otra propuesta innovadora era la de los tres magos de Animals as Leaders, dos guitarras y batería, con su metal técnico a lo Mike Varney fusionado con progresivo contemporáneo. Hora y media de música instrumental. Y menuda hora y media. No pudimos apartar la vista de Tosin Abasi y sus tappins, con un sonido en la mezcla un poco bajo al deseado, del impasible Javier Reyes, vestido como un españolito de a pie con su camisa azul de manga larga y sus vaqueros rectos, y sus riffs entrecortados y sobre todo del batería Mark Garstka, un portento.

Portnoy

¿Qué conclusiones podemos extraer del concierto que ofreció Mike Portnoy y del que disfrutamos como niños?
Que es el “puto” amo (fue prácticamente todo lo que grité durante el concierto), que añora a Dream Theater por encima de todas las cosas ya que solo interpretó temas de su ex banda querida y que aunque el grupo de acompañamiento, los británicos Haken junto a Eric Guillette sonaron y ejecutaron a la perfección la suite “The Shattered Fortress”, “The mirror”, “Overture 1928”, “Strange Deja Vú”, “Finally free” y algunos de los temas más complicados de los Theater como “The dance of eternity”, no desearíamos que un músico tan importante para este estilo y para nosotros mismos terminara haciendo versiones hasta el final de su carrera.

En el fondo y la forma soñábamos con escuchar temas clásicos y pegadizos de Marillion, al menos como regalo final en los bises. Sin embargo a la conclusión de las dos horas de música y espectáculo de luces sublimes sin cortes, sin concesiones a la galería, interpretando casi íntegramente “F.U.C.K.” junto a “This strange engine” (15:47), “The invisible man” (13:38) y “Gaza” (17:31), te das cuenta lo serio que se tomó Marillion donde estaban exactamente y que ese era nuestro regalo. Inolvidable.

Marillion 2

No pudimos disfrutar de Ulver por motivos que dejaremos en “personales” y de los que se hablará larga y tendidamente y con muchas risas de por medio. Puede que la culpa fuera que a las diez de la noche ya no quedaba comida más que en un puesto (el único borrón) y que nuestra cena consistiera en un improvisado mix de patatas fritas y palomitas y aún así de lo único de lo que hablábamos al día siguiente era en qué momento compraríamos las entradas para el Be Prog! 2018.
Y por supuesto hicimos nuestras apuestas: Symphony X, Dream Theater y Roger Waters. Nos hemos vuelto a pasar ¿verdad?