SONS OF APOLLO: “Psychotic Symphony” (2017)

soa-cover

El enésimo súper grupo de Mike Pornoy. Y otras tantas conclusiones.
Podemos comenzar con el hecho de que Portnoy nunca va a grabar medianías. Que su pasión por el progresivo alcanza lo místico. Y que su círculo de amigos musicales es de tan alto nivel que al juntarlo todo se manifiestan ante nosotros muchos de los mejores discos de rock y metal progresivo de las últimas décadas.
Y “Psychotic Symphony” no iba a ser la excepción.

Si a todo lo expresado anteriormente con tanta vehemencia le añadimos la vuelta sin complejos de Mike Portnoy y Derek Sherinian al sonido de “Falling into Infinity” de Dream Theater, solo podemos concluir que la experiencia de Sons of Apollo atrapa.
Psychotic Symphony” te traslada con maestría de DT a Purple, pasando por Malmsteen y Talisman inevitablemente, gracias el trabajo clásico a las voces de Jeff Scott Soto.
Si tuviéramos que calificar el estilo de este disco sería el de Hard Rock Progresivo Machacón. Los instrumentos parecen afinados en octavas bajas haciendo que el sonido sea grave y agresivo suavizado únicamente por las melodías de Soto y algunos solos de vértigo del desconocido, para nosotros, Ron Thal, un virtuoso ciertamente.

soa-new-band-photo-copy600-1

Muy progresivo y muy, muy bueno.
Ah, sí, al bajo un tal Billy Sheehan

Anuncios

BE PROG! MY FRIEND 2017 (Pueblo Español, Barcelona, 30 de Junio)

Hemos hecho apuestas para el año que viene y si nuestros sueños se cumplen esperamos a Marillion, Dream Theater, Symphony X y Neal Morse. Igual nos hemos pasado.”
The Road, 01/08/2016

Caligulas HorseSi fue una revelación o no nunca lo sabremos, pero el hecho es que este año, entre otros, han ido Marillion y Mike Portnoy (Dream Theater) acompañado de los Haken y Eric Guillette (The Neal Morse Band). Así pues, además de ir a echar una Primitiva raudos y veloces para comprobar que nuestra clarividencia es mejor que la de Sandro Rey, nos lanzamos de cabeza por tercera vez al fenomenal festival Be Prog! My Friend de Barcelona.
Ni siquiera nos acordábamos que en las mismas fechas se celebraba el mastodóntico Rock Fest. Incluso nos cruzamos con varios Metal Head por el aeropuerto, pero nuestra cabeza estaba puesta en el rock/metal progresivo especializado.
Esa especialización y variedad del Be Prog! es la que hizo sin duda que no compitiera en absoluto con el Rock Fest. y que la asistencia que se reunió en la Plaza del Pueblo Español fuera prácticamente la misma que en otras ediciones. El marco incomparable, el ambiente sosegado, el no tener que esperar colas, la luz que se va perdiendo en el atardecer, el imponente escenario semicircular y un sonido indefraudable (palabro). Definitivamente no, Be Prog! no compite porque no tiene rival.

Nuestra presencia se limitó al viernes 30 tanto por motivos económicos como de sabiduría. Recuperarse de un día de fiesta ya cuesta. De dos es prácticamente una quimera y algunos no tenemos seguro médico privado. Y también porque en esa jornada se concentró parte de lo que nosotros consideramos el auténtico Metal Progresivo y que tantas ganas teníamos de apreciar en vivo, además de nuestros admirados y amados Marillion y los “peculiares” Ulver.

Animals

Enfrentados a un sol en alza salieron Caligula´s Horse. Por sus caras comprobamos que no se esperaban tanta concurrencia y arropo y la presencia de un simpático paisano aussie. Lo que les hizo motivarse y darlo todo en el escenario. Con muy buen sonido para ser los primeros en liza y su metal progresivo, moderno sí, pero repletos de solos punzantes a la antigua usanza, nos ganaron. Jim Grey es un auténtico front man con una calidad de voz altísima y el guitarrista Sam Vallen consiguió que se me erizaran todos los pelos a pesar de los 26 grados que caían en ese momento en Montjuic.
Otra propuesta innovadora era la de los tres magos de Animals as Leaders, dos guitarras y batería, con su metal técnico a lo Mike Varney fusionado con progresivo contemporáneo. Hora y media de música instrumental. Y menuda hora y media. No pudimos apartar la vista de Tosin Abasi y sus tappins, con un sonido en la mezcla un poco bajo al deseado, del impasible Javier Reyes, vestido como un españolito de a pie con su camisa azul de manga larga y sus vaqueros rectos, y sus riffs entrecortados y sobre todo del batería Mark Garstka, un portento.

Portnoy

¿Qué conclusiones podemos extraer del concierto que ofreció Mike Portnoy y del que disfrutamos como niños?
Que es el “puto” amo (fue prácticamente todo lo que grité durante el concierto), que añora a Dream Theater por encima de todas las cosas ya que solo interpretó temas de su ex banda querida y que aunque el grupo de acompañamiento, los británicos Haken junto a Eric Guillette sonaron y ejecutaron a la perfección la suite “The Shattered Fortress”, “The mirror”, “Overture 1928”, “Strange Deja Vú”, “Finally free” y algunos de los temas más complicados de los Theater como “The dance of eternity”, no desearíamos que un músico tan importante para este estilo y para nosotros mismos terminara haciendo versiones hasta el final de su carrera.

En el fondo y la forma soñábamos con escuchar temas clásicos y pegadizos de Marillion, al menos como regalo final en los bises. Sin embargo a la conclusión de las dos horas de música y espectáculo de luces sublimes sin cortes, sin concesiones a la galería, interpretando casi íntegramente “F.U.C.K.” junto a “This strange engine” (15:47), “The invisible man” (13:38) y “Gaza” (17:31), te das cuenta lo serio que se tomó Marillion donde estaban exactamente y que ese era nuestro regalo. Inolvidable.

Marillion 2

No pudimos disfrutar de Ulver por motivos que dejaremos en “personales” y de los que se hablará larga y tendidamente y con muchas risas de por medio. Puede que la culpa fuera que a las diez de la noche ya no quedaba comida más que en un puesto (el único borrón) y que nuestra cena consistiera en un improvisado mix de patatas fritas y palomitas y aún así de lo único de lo que hablábamos al día siguiente era en qué momento compraríamos las entradas para el Be Prog! 2018.
Y por supuesto hicimos nuestras apuestas: Symphony X, Dream Theater y Roger Waters. Nos hemos vuelto a pasar ¿verdad?

ANATHEMA: “The Optimist” (2017)

El 9 de junio se publica el nuevo CD de nuestros artistas favoritos de Liverpool (si alguno de vosotros creíais que por lógica aplastante deberían ser los Beatles, podemos hablarlo y defenderlo).

Según nos cuenta el Sr. Cavanagh, Daniel, no Vince ni Jamie, la historia parte justo donde lo dejaron hace 16 años con “A Fine Day to Exit” e intentarán explicarnos a qué tortuosos caminos le condujo el famoso auto de la portada al protagonista de la historia (me ha recordado a “La Carretera 1 & 2” de Julio Iglesias…).
Lo que sí parece claro escuchando su nuevo single es que musicalmente no vamos a volver a 2001. Y no pasa nada.

KARMAKANIC:”Dot” (2016)

KARMAKANIC-DOT

Ni más ni menos. Así es exactamente como se debe hacer un disco de Rock Progresivo. Por ser más técnicos y para que nuestros gurús del progresivo no se enfaden con nosotros, los suecos Karmakanic serian herederos directos del Neo Prog (rock progresivo de los 80´).

Teníamos una cuenta pendiente con ellos y tras la reveladora experiencia que supone escuchar “Dot” la tenemos más que saldada. Hemos saldado la deuda al poder oír a uno de nuestros cantantes favoritos, Goran Edman, en clave prog. Cierto es que esto es progresivo muy melódico, de manera que el tono edulcorado de Edman encaja a la perfección. La otra deuda era con The Flowers Kings, ya que los abandonamos hace tiempo y al volver a encontrar a Jonas Reingold en este su propio proyecto, nos hemos dado cuenta de lo unidos que estábamos.

karmakanic band 2

Seis temas. 50 minutos. Una pequeña intro. Una suite indescriptible, “God The Universe And Everything Else No One Really Cares About Part. 1” (toma ya) de 24 minutos y 4 canciones perfectas de progresivo melódico y embelesador.

Según Jonas Reingold, el nombre del disco “Dot” hace referencia a que somos un minúsculo punto en el universo. Pues Karmakanic son entonces unas de las grandes estrellas del cosmos.

CIRCUS MAXIMUS: “Havoc” (2016)

CIRCUS MAXIMUS HAVOC

Seis meses para hablar de este CD. Y aún nos cuesta.
El motivo no ha podido ser otro que el enorme respeto que profesamos por Circus Maximus y la absoluta devoción por “Nine”, su obra maestra de 2012 y uno de nuestros discos de cabecera.
Pensamos en una entrada analítica en la que reflexionar de como en “Havoc” los noruegos y sobre todo su guitarrista, productor y máximo compositor Mats Haugen, espectacular durante toda la grabación,  habían optado en “Flames”, “Remember”, “The loved ones” o “Chivalry” claramente por la vía más melódica que comenzaron a desarrollar con “Reach Within” o “The One”  y sinfónica con “Last Goodbye”. De como manteniendo su estilo de metal progresivo habían experimentado a su vez con estructuras muy directas y contundentes en el tema “Havoc”. De como Michael Eriksen profundiza de manera magistral en tonos vocales de menor rango haciendo que “Havoc” sea una obra particularmente sosegada incluso en las canciones más progresivas como “Pages”, “Highest Bitter” y “After the Fire”. Y de como iba a causar algo de polémica el que hubiera temas manifiestamente más melódicos.

Circus-Maximus-band-750x480

Pero finalmente hemos preferido la versión visceral.
Era imposible superar “Nine” pero menudo discazo se han marcado de nuevo con “Havoc” y ya van 4 de 4. Haugen y sus solos nos ponen la carne de gallina y Eriksen es uno de los mejores cantantes actuales capaz de emocionarnos con una simple entonación. Cada canción, cada puente, cada arreglo, cada estribillo, melódicos o cargados de potencia y virtuosismo contienen más clase y calidad que cualquier otro grupo de su género. Qué buenos son Circus Maximus. Amén.