AURI (2018)

AURITuomas Holopainen describe el estilo de Auri como “a rabbit hole music and celestial metal with influences from folk music, Celtic music, and soundtracks“.
Un fuerte aplauso para Holopainen y su humildad.

El magazine británico Prog lo describe como “prog folk”.
Unos profesionales como la copa de un pino.

Estamos casi de acuerdo. Es exactamente donde podríamos ubicar a Auri y en general las composiciones de Holopainen y Troy Donockley (Nightwish),  pero en la vertiente sinfónica.
Este proyecto es mucho más completo y consecuente que su primer intento con “The Life and Times of Scrooge. También hay que decir que no es un disco de rock. Emparentado como mucho. Hemos tenido nuestras dudas en incluirlo.

Tuomas sigue con su manera tan particular de componer enrocandose en las mismas notas, aunque está clarísimo que tener a su lado a Donockley le ha aportado ese gusto por los arreglos. Troy toca cualquier instrumento que se le ponga a su alcance.
Auri cuenta con temas y melodías de gran calado, gracias sobre todo al protagonismo de la preciosa voz de Johanna Kurkela, como “The Space Between”, “Desert Flower”, “Night 13”, “Aphrodite Rising“, momentos folk puros muy conseguidos con “Skeleton Tree”, otros más cercanos al Mike Oldfield ochentero en “I hope your world is kind” y brillantes orquestaciones como en “Savant” y “Underthing Solstice“.

54:47 minutos de folk sinfónico sin sobresaltos para disfrutar relajadamente.
Si es eso lo que buscaban, entonces un diez.

Auri-band-2018

Anuncios

KAMELOT: “The Shadow Theory” (2018)

Kamlot Cover

Otro CD de Kamelot.
Es lo primero que se nos vino a la cabeza, sin mucha emoción, lo confesamos, escuchando los primeros temas de “The Shadow Theory”.

Apertura orquestal dramática, primeras andanadas tipo, excelentes y compactas, perfectamente producidas y ejecutadas, pero que a veces parecen facturadas en serie. Por ahora Karevik suena más a Khan que a él mismo.
A la par se publican los adelantos de lo que será el nuevo disco de Seventh Wonder y reaparece ese Tommy Karevik emocional y avasallador que no encuentras por ahora. Contenido durante todo el CD.
Y llegamos a “Burns to Embrace”, un tema más trabajado, detalle étnicos y gran melodía. “InTwilight Hours”, la balada de turno en clave de dueto, que tan bien se les da. De corte clásico. Preciosa. Sin llegar al nivel de “Under Grey Skies”. Y aún lejos de  “Abandoned”, “Anthem” y  “Song for Jolee”.
Sigue el power metal de libro de “Kvlar Skin” y “Mindfall Remedy”.
Va subiendo el nivel y los estribillos, “Static”  y “Stories Unheard” empiezan a atraparte. Youngblood como ese guitar hero sin reconocimiento y el nuevo, Johan Núñez, contundente, sustituyendo con solvencia las baterías de Casey Grillo.
Lo mejor para el final con la incontestable energía de “Vespertine (My Crimson Bride)” y “The Proud and the Broken“, donde por fin se suelta el fenomenal cantante sueco. Por cierto, la bonus track de la edición especial, “The Last Day of Sunlight”, se merecía, mucho más que otras canciones, estar entre las elegidas.

Hemos sido críticos porque adoramos a Kamelot. Es el “menos bueno” de su nueva era. Ojalá algunos supieran mantener este nivel.

kamelotfeb2018_638

PERFECT PLAN: “All Rise” (2018)

perfectplan

A veces las palabras salen solas. En ocasiones se realiza una investigación profunda en las entrañas de la red. Y hay ciertos momentos en los que basta simplemente con un intercambio de impresiones con el AOR Master y unas anotaciones básicas para posteriormente desarrollar el texto final.

He aquí las impresiones en bruto tras tres escuchas de los suecos Perfect Plan y su primer CD “All Rise”.

  • Bad City Womanapertura clásica hard rock melódico
  • In And Out Of LoveTemazo Giant
  • Stone Cold LoverWhitesnake
  • Gone Too FarWhitesnake/hammond
  • What Goes AroundHardline y solo sonido John Sykes, gran guitarrista
  • Too Lateotro tema más aor/base hard, grande, muy Lou Gramm y tonos altos en el estribillo
  • Can’t Turn Backanimosa, más rápida, estribillo Pride of Lion/Survivor – Jim Peterik influencias
  • Never Surrendermedio tiempo aor perfecto
  • 1985hard clásico
  • What Can I Dohard clásico
  • Heaven In Your Eyescierre mágico aor, rock melódico, más nórdico y toques Tyketto

Más americanos que suecos.

Band:
Kent Hilli: voz – Lou Gramm, Danny Vaungh, Kelly Hansen y Coverdale
Rolf Nordström: guitarra – Fino, tipo Vinnie Burns, Tony Borg o Denader
P-O Sedin: bajo
Fredrik Forsberg: batería
Leif Ehlin: teclados – se hace notar, bueno

No hace falta decir más.

STRYPER: “God Damn Evil” (2018)

STRYPER_GDEMuy contrariados estamos.
El disco “menos bueno” de Stryper hasta la fecha.

Podría ser así de simple pero demasiado injusto para un grupo como Stryper en los que siempre hay donde rascar.
Pensándolo fríamente, “God Damn Evil” tiene cierta lógica si conseguimos eliminar el F.F.E. (Factor Fan Enfermizo). Tanto “No more Hell to Pay” como “Fallen” son dignos herederos de la época y el sonido glorioso del grupo. Con el siguiente disco ¿qué hacer? ¿seguir igual? ¿innovar? Una diatriba interesante y como siempre no exenta de riesgo para los grupos.
Y no es que “God Damn Evil” sea una revolución como lo fueron “Against the Law” y “Reborn”, pero sí que hay experimentos y algunas estructuras menos propias de los californianos. Y lo que más nos apena, que no engancha. No hay un himno claro. No existe esa melodía con la que te den ganas de comprarte una sudadera o una camiseta, por las fechas que estamos, de rayas negras y amarillas y abrazar al párroco de tu barrio.

Dio bastante que hablar el single de adelanto “Take it to the Cross” con ese estribillo Thrash y voces guturales, que para nuestro gusto no consigue el efecto deseado. Varios temas, muy buenos, pero más propios de Michael Sweet en solitario como “Sorry”, “Lost” (no eran necesarios tantos agudos, Michael) y “Own up”. Sonido metálico clásico más propio de Fifth Angel en “The Valley”, ritmos Glam en “God Damn Evil” y melodías a lo Eagles en “Can´t live without your love”.
Un muestra del agotamiento compositivo de Michael Sweet la encontramos en un tema tan insulso como “Sea of Thieves” o que en los estribillos de “God Damn Evil” y “You don´t even know me” se repita casi el mismo fraseado.
La contundencia heavy que cierra el disco, “The Devil Doesn’t Live Here”, de lo mejor, nos da un respiro de cara al futuro.
A confesarse toca.

strypercollagewithperry_638

SAXON: “Crusader” (1984)

SAXON CRUSADER¿Que qué CD llevo en el coche esta semana? Y encima por culpa de Judas Priest.

Una breve referencia que leí en la red sobre el toque Saxon que tenía “Never the Heroes” del último de Judas me puso a cavilar ¿Era una influencia genérica o había un tema concreto? “Broken Heroes” del “Innocence is No Excuse” era la canción que se me venía a la mente. Y claro, se me activó el “modo” Saxon.
Saxon no han sido para mi una banda más. “Wheel of Steel” fue el primer disco heavy que escuché y entró en mi casa. Yo tenía 12 años y confieso que no me gustó. Luego apareció el “Piece of Mind” de Maiden, el “Bomber” de Motorhead y todo hizo boom.
Tomé las riendas de lo musical en mi familia y no pasó mucho hasta que me hice con el vinilo de “Power and the Glory”. Visionamos apasionadamente el VHS del “Live Innocence” con un Pabellón de los Deportes de Madrid hasta la bandera. Ese año incluso grabaron en Almería el video para el tema “Back on the Street”.
Especialmente entrañable es el recuerdo de una tranquila tarde jugando al ajedrez con mi amigo Miguel mientras escuchábamos de fondo el directo “The Eagle has Landed”. No se si llegamos al jaque mate.

Y llegó “Crusader”. El sonido de la batalla y los cascos de caballos mientras una voz de fondo, la de Biff Byford, lanzaba su descarnado grito de guerra.
Injustamente criticado por americanizar su sonido. Al contrario, el productor Kevin Beamish, más acostumbrado al country y al rock americano, realizó una producción más “sucia” que la de su predecesor, Jeff Glixman, consiguiendo que el grupo vendiera 2 millones de copias por todo el mundo y que “Crusader” fuera unos de los discos referentes de la historia del Heavy Metal.
Y aún lo es para mi.