DAN REED NETWORK: “Fight Another Day” (2016)

dan reed fightConocíamos al artista pero no a su música.
Logo reconocible, producidos por Bruce Fairbain, giras con Bon Jovi y los Stones y mucho Funk Hard Rock.
Seguramente fue esa etiqueta la que nos retuvo. Tampoco ayudó tanta cofia, pelo escaldado y los bailecitos de Dan Reed en los videos. Pero todo cambió cuando Frontiers los fichó.

El sello italiano no es sospechoso precisamente por apostar a caballo perdedor y en el momento que escuchamos algunos de los singles de adelanto de “Fight Another Day”, el inspirador medio tiempo de “Champion” (menudo pedazo de canción), el AOR sin fronteras de “B there with U” y los ritmos y la energía infecciosas de “Divided” y “The Brave”, el flechazo fue absoluto. También duele reconocer el habernos basado en etiquetas y estilismos. Por suerte hemos madurado algo y un análisis pormenorizado de la discografía tanto de los Network como de algunos trabajos en solitarios de Dan Reed, más acústico e introspectivo pero de igual valor, ha enmendado parcialmente el error.

Solo hay calidad y una forma de entender el Rock Melódico muy particular y especial. Como lo es la suave voz de Dan Reed. Como lo es su fusión con ritmos funk. Menos funkies que Extreme o Living Colour y sin perder nunca la perspectiva de las bases melódicas clásicas.
Así que a pesar o gracias (mucho mejor) al origen innegable de los músicos que conforman este excepcional grupo (jamaicanos, afro americanos, judíos, hawaianos e indios nativos), “Fight Another Day” contiene esa originalidad y personalidad que tanto ansiamos.

Dan Reed Network - The Brave Video Shoot

BODY COUNT: “Bloodlust” (2017)

BODY COUNT

Si consideramos que el Hip Hop/Rap no es un estilo musical, si no una forma de expresión cultural, acabamos antes.
Y así no tenemos que dilucidar si los angelinos son Rapcore, Rap Metal, Thrash Hop o Post Hip Doom. Después de escuchar su brutal último álbum no debería quedar duda. “Bloodlust” es un disco de Thrash Metal y punto.
El mejor y más heavy que jamás hayan grabado Ice-T, Ernie C y sus secuaces de mirada amenazadora.

Tampoco nos meteremos en si el activismo letrístico y social feroz de Ice-T ha podido llegar a un punto muerto, sobre todo si como grandes invitados en “Bloodlust” se encuentran Dave Mustaine y Slayer. Tipos que se sitúan en las antípodas de Body Count en cuanto a pensamiento político. Estos últimos, su máxima influencia como relata el mismo Ice-T en el CD, con una abominable versión de “Raining in Blood/Postmortem”.

bodycountband2017newpromobw_638

Qué lejos parece quedar aquella paupérrima producción de su “Body Count” de 1992, aunque “Body Count´s in the house” siga resonando como parte de nuestras grandes influencias musicales. El sonido de “Bloodlust” es demoledor de principio a fin. Discazo No-Coche Metal. Muy por encima de su último “Manslaughter” de 2014, mucho más escorado al Hardcore.
La apisonadora Thrash de “All love is gone” con Max Cavalera y “Walk with me” con Randy Blythe de Lamb of God, junto a los ya destacados temas con Mustaine, fabuloso en la guitarra solista, “Civil War”, y la versión de Slayer, se mezclan con canciones muy trabajadas musicalmente como nuestra favorita “This is why we ride” y los machacones himnos anti cops típicos del grupo, “The Ski Mask Way”, “No lives matter”, “Bloodlust” y “Black Hoodie”.
Bloodlust” es uno de los grandes discos de Metal de lo que va de año.

DEEP PURPLE: “Machine Head” (1972)

Mucho más habitual de lo que se podría pensar.
Hay cientos de ejemplos de canciones que se vieron relegadas a una triste Cara B y que se convirtieron posteriormente en clásicos para los grupos.
Las circunstancias suelen moverse entre los errores de la discográfica, la grabación espontánea de una jam, al mero olvido de un buen tema rodeado por grandes clásicos.
No me cabe duda que somos finalmente los pesaditos de los fans los que formalizamos esa demanda concreta que el grupo necesariamente tiene que respetar.

En el caso de “When a Blind Man cries”, Cara B del single “Never Before” y según se cuenta en las memorias, fue culpa del rarito de Ritchie Blackmore, al que no le gustaba mucho el tema, el que esta excepcional canción no se incorporara definitivamente al repertorio habitual de Deep Purple hasta 20 años después y con Joe Satriani a las guitarras (no me lo puedo ni imaginar).

Siempre habíamos pensado que la mejor versión de este triste y conmovedor tema era la interpretada por Rob Rock y Axel Rudi Pell en “Nasty Reputation”. En segundo lugar se encontraba la versión de Stuart Smith (Heaven and Hearth) con Richie Sambora a las voces. Pero ayer nuestro mundo se tambaleó escuchando y viendo a Jon Lord y Jimmy Barnes en un diminuto pub de Sidney con una versión espeluznante.
¿Opiniones?

KOBRA AND THE LOTUS: “Prevail I” (2017)

Es correcto. El nombre del grupo es muy malo.
Si además os contamos que la rubia cantante y lideresa tiene un nombre tan carismático como Kobra Page…Pues eso. Si encima escuchando sus canciones y viendo sus no muy logrados videos estás prácticamente seguro que nunca te comprarás un CD suyo. Mal vamos.
Sin embargo la voz de la Srta. Kobra (en fin), sin ser una maravilla y por mucho que algunas revistas del ramo la incluyan disparatadamente entre las 25 mejores voces femeninas del metal, va mejorando disco a disco. Hay carisma. Los temas, bien estructurados, aunque sigas pensando que nunca te gastarás ni euro en estos canadienses metaleros, ganan en potencia y técnica. Te gusta especialmente el trabajo de batería y la distorsión de la guitarra pero siguen siendo un grupo de segunda por mucho que Kevin Shirley, Johnny K o Kevin Churko hayan estado al mando de los controles.

kobraandthelotus2017band_638

Y llegas de repente a “Gotham”, “Trigger pulse” y sobre todo a “You don´t know” y no puedes de dejar de ver el video día tras día antes de acostarte. Una canción con todas las miserias y grandezas que puede aportarte un grupo que se llama Kobra and the Lotus y que es “jodidamente” pegadizo.
Gastar dinero en “Prevail I” está por ver.

VAN ZANT (1985)

Van_Zant_-_Van_ZantEs por todos conocido el misterio de la solitaria existencia de los discos de Rock Melódico y AOR. Tal y como si fueran una de esas olas gigantescas que ni la ciencia ha sabido explicar porqué surgen y luego desaparecen sin dejar rastro.

La primera vez que tuvimos contacto con este proyecto del pequeño de los Van Zant (Lynyrd Skynyrd, 38 Special), Johnny, fue a finales de los 80´ en una de esas listas que tanto nos gustan y cuyo título era especialmente contundente; “20 razones para amar/odiar el AOR”. Y esta grabación  no estaba entre esos 20. Sí entre los 20 siguientes (había una bonus list). En concreto, en el puesto 35.
Pero también la incluimos en nuestra propia lista mental de los discos que no habíamos oído de aquel dichoso artículo junto a Shooting Star y Van Stephenson. 3 de 40 no está nada mal.

La segunda acaeció en una amena tarde musical cuando aparecieron entre un buen montón de vinilos progresivos esas V y Z colosales brillando en el firmamento. Fue la primera vez que pudimos oírlo y por supuesto, aquel disco terminó en casa al igual que la fiesta de aquella noche.
Y 25 años después, en la actualidad de hace dos semanas, la tercera.
Llegó a nuestras manos, por fin,  una edición en CD remasterizada, bastante espartana pero bien acabada de esta esquiva y fascinante grabación.

VAN ZANT BAND

Van Zant está con toda seguridad dentro de nuestra lista de 20 favoritos del AOR.
Por las tribulaciones compartidas, por las peculiaridades que le siguen acompañando (tanto el productor como los músicos son desconocidos para nosotros), por la personal y bonita voz de Johnny Van Zant, por una de las Caras A más perfectas grabadas y sobre todo por contener una de nuestras canciones favoritas de este estilo, “She´s out with the gun”.