MICHAEL ROMEO: “War of the Worlds Part.1” (2018)

michael_romeo_war_of_the_worlds_pt_1

Este disco es cojonudo.
Intentamos buscar con más o menos acierto la mejor metáfora, figura o hipérbole para que se note sobre todo que hemos sido unos alumnos aplicados y que la asignatura de literatura era la que mejor se nos daba en el colegio. Pero cuando las sensaciones salen una y otra vez tras cada escucha del estómago, todo cambia.
Cojonudo. Nos encanta esta palabra. Estupendo, magnífico, excelente. Que es extraordinariamente bueno. Malsonante según la RAE y perfecta para nosotros.

Y de esta manera podríamos concluir nuestras reflexiones sobre el segundo disco en solitario del guitarrista norteamericano Michael Romeo y quedarnos tan panchos. Pero hay incógnitas que despejar y medallas que conceder.

michael romeo photo 2Michael Romeo es un devoto del Heavy (como Marty Friedman o Dave Mustaine por nombrar algunos). “War of the Worlds” está incluido en cualquiera de los estilos clásicos tales como Heavy Metal, Metal Progresivo y No-coche Metal. Los fans de Symphony X, entre los que nos encontramos, podrán llenar el vacío entre disco y disco y los nuevos que lo encaren deberán incluir a Romeo entre sus artistas favoritos.

Menos neoclásico y progresivo que los Symphony y más directo y cinematográfico, aunque sin olvidarse de ellos, of course, “Fear the Unknow”, “Oblivion”. Con un buen puñado de arreglos orquestales y corales, pero sin pasarse. Incluyendo melodías más contemporáneas y llegando al Thrash, “Black” y acercándose al Djent y al estilo que ahora promulga, por ejemplo, Stéphan Forté en sus Adagio, “F*cking Robots”. Y alcanzando la majestuosidad compositiva con la étnica “Djinn”, el medio tiempo, por llamarlo de alguna manera, “Believe” y la mega progresiva “Constellations“.

Gold medals para Michael Romeo por asombrarnos una vez más, para el descubrimiento de un cantante fabuloso como Rick Castellano y por poder escuchar de nuevo al nivel del “Burn the Sun” de Ark a un batería tan brutal como es John Macaluso.
¡Feliz y metálico año nuevo!

Anuncios

MARTY FRIEDMAN: “Wall of Sound” (2017)

MARTYFRIEDMAN

Se nos acaban los calificativos.
A partir de ahora para comentar un disco de Marty (mi gran amigo) solo utilizaremos la RAE.
Sin duda una de las cosas que más admiramos del maestro norteamericano de la guitarra ha sido su inquebrantable compromiso con el Heavy.
Si exceptuamos el acústico “Scenes”, que encandiló al mismísimo Kitaro y a la peña de la New Age, la discografía de Friedman es 100% Heavy Metal (ponedle el apellido que queráis). Me gustaría, pero tengo mis dudas de que “Wall of Sound” fuera recibido animosamente por otro tipo de público.
El idilio del genio con su guitarra y su sonido. Da igual que disco escuches, sabes que es Marty Friedman y que no será apto para boy scouts.

marty foto

Wall of Sound” no es peor, si es que este adjetivo se le puede adjuntar a Friedman, que el descomunal “Inferno”. Nos presenta al feroz músico hindú Anup Sastry de Skyharbor (interesante grupo) y a la leyenda Gregg Bissonette a las baterías. Realiza duelos vertiginosos con un saxo como si nada o se acompaña de un sutil violín. Es capaz de titular a una canción “Pussy Ghost” y que se nos olvide en seguida lo chorra del significado. Nos machaca con abominables ritmos Thrash en “Self Pollution” y los fusiona con ritmos latinos en “White Worm” ¿Porqué no? Reivindica las más primitivas emociones con “Streetlight” y “For a friend” y nos regala las barbaridades compositivas de “Sorrow and Madness” y “The last lament”. Y le sobra, como le ocurrió en “Inferno”, la única canción cantada, “Something to Fight”.

Sublime era la palabra que buscábamos.

DEMON HUNTER: “Outlive” (2017)

DEMON HUNTERTrascendiendo las listas de metal cristiano (estos americanos tienen de todo) y liderando el Billboard. Codeándose con las grandes estrellas de este estilo (Five Finger Death Punch, Killswitch Engage) y superando a muchos de ellos. Los de Seattle vuelven, tras el demoledor “Extremist”, que ya está en nuestros favoritos forever, con otra grabación para reafirmar su excelente estado de forma.
Ryan Clark más profundo con sus voces y las influencias musicales más Thrash que nunca en el que posiblemente sea su álbum más maduro hasta la fecha.

SOULBURNER: “The New Age of Darkness” (2006)

soulburner coverUna bonita tradición.
Comprar música heavy en y de los países que visitamos. Y si no podemos participar del viaje, no hay de que preocuparse. Esos grupos metaleros autóctonos vendrán facturados de vuelta a España.
Todo comenzó en nuestro primer viaje al Algarve portugués y la compra en una feria de discos montada en el puerto de Faro del “Sin/Pecado” de Moonspell.

Más interesante se vuelve cuando esa música recorre miles de leguas y proviene de países con menor tradición metalera y evidentemente de una distribución, fuera del ámbito local, prácticamente escasa. También mucho más sorprendente si los viajeros en cuestión no están duchos en conocimientos básicos rockeros.
Eso provoca circunstancias como que desde Chicago llegara a nuestras manos una grabación de los británicos Napalm Death (habrá grupos de metal en USA…), que desde Valencia, Venezuela nos dedicaran el magnífico debut Thrash de Thunderhell y que desde Bogotá podamos disfrutar de Metal, Death y Thrash colombiano con Haken, Neurosis y Soulburner.

Esta preciosa tradición que mantenemos los amigos supera con creces a una producción limitada o a grupos que están aún en rodaje y que además no está reñida con la máxima calidad como este brutal “The New Age of Darkness” de Soulburner y su Death Thrash técnicamente impecable y de sonido internacional.
¿Para cuándo el próximo viaje?

THUNDERHELL: “Hell Trip” (2012)

thunderhell cover

La pureza de un estilo.
Tras tanta amalgama y diversificación de estilos es siempre necesario y gratificante volver al origen. Pero no como añoranza de un tiempo pasado, sino más bien como una mirada hacia el futuro. El ciclo natural de la vida.
Tener en tus manos un CD de Evile, Messiah o de nuestros amigos venezolanos de Thunderhell es tan satisfactorio como comerse una naranja recién arrancada del árbol.

Como habitualmente decimos, una cosa es intentarlo y otra conseguirlo. Incluso las grandes bandas clásicas del Thrash Metal que pretenden recuperar el feelin perdido años atrás no lo consiguen del todo. Estamos pensando claramente en el “Hardwired to self-destruction” de Metallica, “For all kings” de Anthrax y en “The brotherhood of the snakes” de Testament. Sensación que sí sentimos nuestro AOR Master y yo mismo a los 10 segundos de poner “Hell Trip” en el coche.

thunderhell band

La crudeza, la potencia, las voces amenazantes. Con control y técnica. Influencias lógicas de cualquiera de los titanes antes nombrados.
Hell Trip” es completísimo. No Coche-Metal a nuestro servicio (me domina la autopista). Una producción perfectamente equilibrada (adoramos el sonido del bajo). Directa declaración de intenciones en la apertura, “Hell on Earth” y “Hate”. Nuestras favoritas “City of Doom” y la orgía de riffs de “Murderer”, su tema de cabecera. Complejidad Thrash en “Hell Trip” y un final de fiesta gamberra con su “Southern Whorehouse”.

Hell Trip” es un regalo (gracias chicos por vuestras dedicatorias), real, traído con cariño desde Venezuela y para los oídos de los que seguimos disfrutando de la pureza.