KHARMA: “Wonderland” (2000)

KHARMA

A continuación os detallamos lo que ha ocurrido en apenas unos meses:
-14 de febrero, Michael Jessen, rock melódico con Goran edman.
-9 de marzo, Michael Schinkel’s Eternal Flame (Feat. Goran Edman)
-2 de abril, Dark Blue Inc. “Linked To Life” (Vocals: Goran Edman)
-18 de abril, Crossfade “Carousel” (Vocals: Goran Edman)
-12 de mayo, The Senior Management “Heart & Soul” (Vocals: Goran Edman)

Que el fantástico cantante sueco es prolífico es algo que ya sabíamos. Por si no lo habíais acertado, se llama Goran Edman.
Lo hemos disfrutado en infinidad de ocasiones con Yngwie Malmsteen, John Norum, Brazen Abbot, Nikolo Kotzev, Karmakanic, Covered Call y The Theander Expression. Ha grabado con Street Talk, Glory y los hermanos Johansson entre otros muchos. Y esos son solo los que controlamos por aquí. Su discografía y colaboraciones es tan amplia que ni Wikipedia la tiene nunca actualizada.
Tenemos nuestras dudas sobre cómo afectará a su estatus tanta colaboración. Algunas de las canciones mencionadas en nuestra introducción no pasan de correctas a pesar de que la calidad de sus interpretaciones es lo mejor de ellas.
Está tomando el peligroso camino de Tony Martin o Danny Vaughn. Cuidado.

GORANLo más positivo de esta peliaguda historia es que ha conseguido que retomemos algunos de sus discos más memorables.
El impacto que supuso escucharle por primera vez en el “Total Control” de John Norum. Su influencia y personalidad en uno de los últimos grandes discos de Malmsteen, “Eclipse”. La elegante participación en el “Nostradamus de Nikolo Kotzev. Tan rica en matices que, a pesar de un supuesto rol secundario, dejando los laureles para Jorn Lande, Doggie White y Joe Lynn Turner, siempre recordaremos. Y una de las grandes joyas solitarias del Rock Melódico europeo. “Wonderland” de Kharma.

El sello alemán MTM se convirtió en uno de los salvadores del Hard Rock, AOR y Rock Melódico a nivel mundial antes de la irrupción de los italianos de Frontiers. Quien diría que eran años oscuros para estos estilos cuando artistas de la talla de Tower City, Harlan Cage, TNT, Danger Danger, Zeno, XYZ, Stryper, Ten, CITA, Hughes/Turner Project, Dare, Bad Habit, Baton Rouge, Shy y muchos más firmaron con ellos.
También publicó proyectos únicos como el que nos atañe y una de las mejores interpretaciones de Goran Edman. Y no es solo opinión nuestra:

“The best AOR release to come out in a long time. This Swedish group have crafted some of the most melodic rock tunes to surface since Boston (in the mid 70’s). Singer Edman Goran is in his best form ever, delivering strong vocals and soaring harmonies”

“Kharma is the lost world of melodic rock which is still intact having no commercial contamination”

“Crowned by Edman’s superb vocal performance (one of the best of his career) and a top notch production, Kharma’s “Wonderland” is indeed a wonder, a mandatory listen for every AOR / Melodic Rock fan”

No hay mucho más que decir.

Anuncios

JIM PETERIK & WORLD STAGE: “Winds of Change” (2019)/ JEROME MAZZA: “Outlaw Son” (2018)

Mucha testosterona melódica acumulada.
Los sellos Frontiers y Escape siguen acaparando y publicando sin descanso proyectos de tintes melódicos para saciar nuestra insaciable sed. Pero a veces tanta oferta, aunque se trate de pesos pesados de la música, no siempre se traduce en buenos resultados.

Jim Peterik, 68 años. Con 20 años ya grabó su primer disco/éxito con The Ides of March y desde que dejó Survivor no ha dejado de componer música a nivel altísimo. Nos quedamos con Pride of Lions y Peterik/Scherer.
Jerome Mazza, 56 años. Con una discografía que se puede contar con los dedos de una mano desde que apareciera en 1990 en el disco de Angelica, se ha convertido en uno de los cantantes referentes de los últimos años gracias a sus estratosféricas interpretaciones en los discos de Pinnacle Point y Steve Walsh.
¿Qué ha ocurrido entonces con estos dos prometedores lanzamientos?
Son buenos disco, sin duda alguna. Pero como no nos cansamos de repetir “a los mejores hay que exigirles lo mejor”. Y tanto “Winds of Change” como “Outlaw Son” se nos han hecho largos. Incluso un poquito aburridos.

jIM peterik

Con Jim Peterik & World Stage tenemos el enésimo disco grabado con múltiples cantantes y colaboradores para una mutua autocomplacencia. Un formato que se ha vuelto cansino por muy buenas canciones que contenga. Sabes que nunca los escucharás en directo y aunque estén en las listas de mejores discos del año para algunos, terminará cogiendo polvo en tu estantería. Nunca nos ha convencido la forma de interpretar de Jim, amigo del alma, que se emperra en cantar. Y en general este disco no aporta nada remarcable al extraordinario universo musical de Peterik.

JEROME MAZZA

Mucho más atrayente era a priori el disco en solitario que se merecía Jerome Mazza. Junto a un resurgido Tommy Denader, la verdadera estrella de “Outlaw Son” y una comparsa de lujo con el omnipresente Steve Overland.
Con una clarísimas influencias de Streets, Steelhouse Lane y Seventh Key y Denader homenajeando de modo impecable al maestro Mike Slammer. El resultado final sin embargo es demasiado plano y las composiciones se parecen demasiado entre sí.

Estaremos muy atentos al siguiente duelo Frontiers vs Escape.

KENS DOJO: “Reincarnation” (2010)

kensdojo reincarnation¿Que qué CD llevamos esta semana en el coche?
Pues ha comenzado de manera notable con el “Surrender” de Joshua. Ese clasicazo de metal cristiano del 85`que no se convirtió en mítico porque a Joshua Perahia se le ocurrió grabar tres años después el estelar “Intense Defense”, uno de los mejores discos del género. Y ha continuado de manera sorpresiva, a pesar de tener este CD desde hace más de nueve años, con este disco del productor y guitarrista noruego Ken Ingwersen.

Conocimos a Ken, nuestro querido amigo, gracias a que nuestro AOR Master, faltaría más, nos dejó una copia del “Thunderdome” de Street Legal. Un trio noruego muy potente que bebía directamente de las influencias de Blue Murder y Thin Lizzy.
Y no fue hasta diez años después que apareció de la nada Kens Dojo.
Típico álbum de estudio con diferentes cantantes y músicos invitados. Sonaba estupendamente. La distorsión de guitarras propias de John Sykes que tan bien imita Ingwersen, hard rock melódico de perfecta factura y varios temas instrumentales para deleite de los más Satrianicos. Un 9.
El porqué de la sorpresa se encontraba en que no nos acordábamos, o los desconocíamos en el momento de comprarlo, de ciertos detalles que hacían de “Reincarnation” un disco especial.

ken ingwersenEsta es una de las primeras aproximaciones al rock melódico de nuestro querido Michael Erikssen (Circus Maximus). Luego llegaría The Magnificent. También cuenta con la participación comedida, que ya es raro, de Nils Rue (Pagans Mind) cantando en un tono humano. Tema de lujo para que Glenn Hughes se explaye y nos deleite una vez más. Y la aparición de Chesney Hawkes, efectivamente, el de “The One and Only”, número 1 en los 40 Principales, con un medio tiempo, “Reincarnation”, muy sutil y elegante. Chesney cantaba muy bien. Eso nadie lo ponía en duda.

En definitiva, ha empezado bien la semana.

STARBREAKER: “Dysphoria” (2019)

starbreaker-dysphoria

Los echábamos mucho de menos. Aunque no por igual.

Magnus Karlsson siempre ha estado ahí. Más relajado, trabajando por cuenta ajena para Primal Fear y editando cada dos añitos, para no saturar como antaño, alguno de sus proyectos. Karlsson está ahora mismo en una dinámica algo peligrosa de disco bueno “Kingdom of Rock”, disco correcto “The Ferrymen”. Con lo que ahora tocaba del bueno.

Tony Harnell, que tiene que ser muy “especialito”, no se deja ver tan fácilmente.
Excepto por sus colaboraciones con el propio Karlsson y un par de discos en solitario (& The Mercury Train y & The Wildflowers) en clave acústica, pasa siempre demasiado tiempo sin escuchar como se debe a un cantante tan espectacular. 11 años desde el último CD de Starbreaker, 14 desde TNT y 17 desde Westworld.

starbreakerband

La añoranza llega a su fin, sin saber por cuanto tiempo, de nuevo con el magnífico duo Starbreaker. Y en contra de la opinión de las masas, que raro en nosotros, nos ha parecido superior al oscuro “Love´s Dying Wish”.
Dysphoria” no se aleja de la impronta que siempre deja Magnus Karlsson en sus composiciones y que en su momento hicieron historia, pero este es sin duda un disco más variado y valiente.
Del metal rápido y directo de “Pure Evil” a las estructuras épicas de Allen/Lande de “How many more goodbyes” y “Bright star blind me“. De los medios tiempos mas contemporáneos con “Wild Butterflies” y “Last December” a los guiños al rock melódico (también echamos y mucho de menos a los TNT clásicos) en “My hearts belongs to you”. Balada de libro, “Beautiful One”, donde Harnell demuestra porque sigue siendo un portento y se reivindica innecesariamente (no hacía falta llegar a tonos tan altos, Tony) y versión inevitable de los Judas, “Starbreaker”.

Buen retorno de dos músicos básicos para entender de qué va todo esto.

MICHAEL SWEET (1994)

MICHAEL SWEETY por último rescatamos de la estantería para esta tanda de «en pocas palabras» el que fuera el primer disco en solitario del vocalista y guitarrista de los Stryper. Uno de los mejores de su discografía por lo refrescante de su propuesta, totalmente alejada de su banda madre.

Compuesto y producido junto a Gregg Fulkerson, el californiano desata todas sus influencias del AOR y el Rock Melódico, desde Bryan Adams, Diane Warren, Heart o los Bon Jovi cuando eran buenos, con la maestría y calidad que siempre ha desarrollado Sweet durante toda su carrera. Un grande para un gran disco.