PINK FLOYD: “The Endless River” (2014)

The-Endless-River1

Con respeto pavoroso y casi ancestral te planteas si eres digno o como poco, estás capacitado para comentar el nuevo y último (ya veremos) disco de Pink Floyd.

Antes de provocar un tsunami de reacciones gracias a alguna referencia desacertada o cierto dato inconexo, te informas. Bibliografía y sobre todo, jurisprudencia; a ver qué opinan los expertos.

Sonando de fondo, “It´s what we do”, el segundo corte y una agradable sensación de retorno al sonido clásico. Las teclas de Wright, ensoñadoras. Ni por un momento he pensado en mencionar que me ha recordado a la parte central de “Dogs” sin haberlo consultado con los Sumos Sacerdotes del progresivo.

Mientras me documento sobre el material incluido en “The Endless River”, que no es nuevo, lo cual no quiere decir que este Cd no lo sea y se pueda considerar tranquilamente, sin rasgarse vestiduras, como el nuevo Cd de Pink Floyd, si no temas grabados, que no descartados, en la sesiones de “The Division Bell”, suena “Sum” y la guitarra de Gilmour es la que invade el terreno, Mason en plena faena percusiva y Wright marcando. Gran momento.

Sigo con la cabeza en las enciclopedias y portales autorizados, descubriendo que no son meramente temas sueltos, si no todo un concepto que la banda quiso publicar junto al “Division Bell” que ya conocemos como todo un álbum doble. Personalmente no me hubiera importado, ya que suena “Unsung” y hablar de ella como una sencilla pieza de guitarra y teclado de acompañamiento de 1:06 minutos sería caer en la máxima estupidez, sobre todo cuando la preciosa “Anisia” le precede y suena ese saxo y luego Gilmour y simplemente  piensas en porqué se ha terminado.

Leo atentamente algunas palabras sobre un triste final, insoportable colección de descartes o soporíferos refritos new age en el momento que las vigorosas “Allons-Y” 1 y 2, debidamente flanqueadas por “Autumn 68” y su espectacular órgano de iglesia y “Talking Hawkin´” y los solos hirientes de David se manifiestan y no te queda prácticamente duda de la maravilla que tienes entre manos.

Sigo inmerso en las redes y los comentarios de los sorprendidos por tan magna obra, del inmejorable y evocador testimonio del mejor rock progresivo conceptual en décadas. “Calling”, “Eyes to pearls” y “Surfacing” van culminando la excelencia y aún no has oído ninguna estrofa cantada. Solo al final puedes escuchar la suave voz de Gilmour en el triste final, en el sentido más profundo de la palabra, “Louder than words”.

Homenaje a Wright merecidísimo, despedida necesaria y una muesca más en el universo musical.

The Endless River” de Pink Floyd.

Anuncios

FLYING COLORS (2012)

Y llegó el día que todo buen Padre teme. El día en que tranquilamente, con paso apazguatado y FLYING COLORSvaqueros por los tobillos, tu hijo imberbe se planta detrás de ti y con voz trémula te plantea “la pregunta”: “Papá, ¿me cuentas cómo va el tema…del rock progresivo?”
Hay que ser valiente y no decirle:”esas cosas las lleva tu madre”. Tragar saliva, sentarlo delante de ti y sin titubear comenzar: “mira hijo, hubo hace mucho, mucho tiempo atrás, un grupo llamado Los Beatles…”
Diez horas después, cuando al bueno de Ángel Luis le sangren los oídos porque ya le has hecho escuchar “Nursery crime” de Genesis y le has intentado explicar que uno de los mejores baterías de la historia, Phil Collins, es el mismo que ha compuesto la banda sonora de Hermano Oso para Disney. También has compartido con él “Picture at an exhibition” de Emerson , Lake and Palmer y que en realidad son variaciones sobre música clásica de un señor ruso llamado Musorgski. Han sonado profusamente “Close to the edge” de Yes – si hijo, solo tiene 2 canciones-, “Moving Picture” de Rush y “The Wall” (y estás de barro hasta el cuello para que entienda la diferencia entre progresivo y sinfónico). Y como en el fondo lo quieres, has evitado conscientemente a King Crimson. Seguir leyendo “FLYING COLORS (2012)”

PINK FLOYD: “Wish you were here” (1975)

pink-floyd-wish-you-were-here
¿Es necesario hacer una nueva crítica o comentario sobre una de las obras maestras de la historia del arte?
Algunas personas pueden pensar que es como ir a la Capilla Sixtina y más tarde, con un cappuccino en la mano, disertar sobre ella y la obra de Miguel Ángel.
Descubrí a Pink Floyd en mis ya lejanos 30 y en lugar de sentirme estigmatizado de por vida, siento en estos momentos que llevo 12 años descubriendo un mundo nuevo ante mí.
La música se compone de 2 principios básicos. Uno, que es como el vino. El mejor es el que se toma entre amigos. Y dos, que no fluye en una única dirección. Puedes pararte, avanzar, volver y siempre tendrás la sensación de haber descubierto y haber aprendido algo distinto.

Simplemente apaga la luz, enciende un cigarro, cierra los ojos y escucha “Wish you were here”. Y luego, cuéntame dónde has estado.