DELAIN: “Moonbathers”/EPICA: “The Holographic Principle” (2016)

Y el aprendiz igualó e incluso superó a su maestro.
Como poco en formato físico/digital y en carreras sólidas sin sorpresas ni fisuras.

Hay sin duda ciertos aspectos intangibles que convierten a una banda en grande y cuando ves a Within Temptation o a Nightwish en directo ante veinte mil o más enfervorizados fans puedes sentir esa magia que solo pertenece a los mejores.
Y aunque Delain y Epica no sean grupos de grandes estadios su éxito es innegable y su calidad contrastada.
Es una constante en los dos grupos holandeses que disco tras disco no hayan aflojado el acelerador. No hay peros.
Cada uno, aunque dentro del denominado Metal Sinfónico, con su personalidad y sus matices claramente definidos.

Delain, más directos y accesibles y no por eso menos potentes y Epica con sus interminables arreglos orquestales y vocales.
La suave voz de Charlotte Wessels, que decae mucho en directo y que impregna de un espíritu más comercial todas las composiciones de Delain. La falsa fragilidad de la mezzosoprano Simone Simons que juega al contrapunto con las influencias death de Mark Jansen y el barroquismo absoluto de todas y cada una de las canciones de Epica.
De las melodías adictivas de Wessels en “Suckerpunch” y “The Hurricane” a los colosales trabajos conceptuales de Jansen y los suyos.
De la esplendorosa versión metálica del “Scandal” de Queen al órdago compositivo de “Universal Death Squad” o “Beyond the Matrix”.

Es más que posible que Delain pierda un poquito en el escenario y que dos horas del sinfonismo abigarrado de Epica puedan hacerte desfallecer. También lo es que jamás he escuchado un disco malo de ellos.

Anuncios