DELAIN: “Hunter´s Moon”/MANOWAR: “The Final Battle I” (2019)

 

El inescrutable mundo de los EPs ¿Qué son, cuándo y porqué se editan?

La oferta de los holandeses Delain es exquisita. 4 temas nuevos y 10 canciones en directo. No es un “larga duración”, así que lo llamamos EP.
Una buena manera de contentar, mejor dicho, compensar, a los fans. Refuerza su posición en el mercado y evita el olvido entre giras y nuevas grabaciones. Y muy importante, ofrece la misma calidad que cualquiera de sus obras anteriores. No hay temas de relleno o descartados. “Master of Destiny” y “Hunter´s Moon” son dos de las mejores canciones compuestas por la banda últimamente. Duras, sinfónicas y apasionadas.

Lo de Manowar es un caso aparte. Un burdo uso comercial de este formato enmascarado en su absurda épica. ¿Qué tiene de épico publicar una trilogía de EPs en vez de un CD completo? ¿Qué tiene de heroico hacer pagar tres veces a tus queridos seguidores? ¿Qué tiene de legendario ofrecer una intro orquestal, un tema bastante decente pero muy mal producido “Blood and Steel”, una buena balada “Swords in the Highlands” y la última extravagancia de Joey DeMaio “You Shall Die Before I Die” y nada más?
Somos muy fans de Manowar y sus tonterías, pero cuando el propio grupo dice que: “¡El poder crudo de estas cuatro canciones es insuperable! ¡Sencillamente, no podíamos lanzar más canciones de una sola vez, sería demasiado!”, alcanzamos la categoría de tomadura de pelo. Así, no.

Qué de juego dan los EPs.

Anuncios

DEVIN TOWNSEND: “Empath” (2019)

Devin-Townsend-Empath

Nos gusta Townsend. Mucho. También reconocemos que escuchar de un tirón algunos de sus discos es una proeza. El canadiense comenta en su web que está trabajando simultáneamente en 4 discos. Correcto, Devin Townsend es abrumador.
Y no parece, por el tremendo nuevo single “Genesis“, del primero de sus projectos que se edita este año “Empath“, que tenga intención de cambiar.
¿Como una cabra o un maldito genio? Normalmente van de la mano.

BEYOND THE BLACK: “Heart of the Hurricane” (2018)

BEYOND-THE-BLACK-Heart-Of-The-Hurricane-cover-500x5003 de 3.
No hay peros con la banda de metal sinfónico alemana. Fieles al estilo clásico, un poco de orquestación por aquí, unas voces guturales por allá, una miasma de folk por acá, excelente producción a cargo de Sasha Paeth y una cantante carismática, Jennifer Haben. Personalmente esperábamos un paso adelante ya que no han superado sus dos anteriores obras, pero a este nivel hay Beyond the Black para rato.

BEYOND THE BLACK: “Songs of Love and Death” (2015)

beyondtheblack_songsofloveanddeathEnganchadísimo.
Y además de forma natural. Ni yo mismo me di cuenta que los ponía bastantes veces de fondo y que canturreaba las canciones mientras estaba en el curro o haciendo las labores del hogar.

Supongo que como muchos de vosotros, descubristeis a los alemanes por la colaboración de su cantante Jennifer Haben en el último CD de Kamelot con la bonita balada “In Twilight Hours”.

¿Y que tiene Beyond The Black de diferente respecto a otros grupos del mal llamado metal sinfónico? Realmente nada.
Los alemanes se mueven a base de los clichés del estilo y de las influencias de los grupos más representativos. Hay orquestaciones, algunas voces guturales, pinceladas folk y mucha épica. Sencillamente son muy buenos y lo hacen muy bien.

Su compatriota Sasha Paeth, productor de referencia, está a cargo de los mandos, de manera que el sonido es inmaculado. Las canciones están muy bien estructuradas. No se pasan con los coros ni con los arreglos orquestales, como Épica. Pueden ser comerciales pero sin perder el norte, como Delain. No les hace falta una mezzosoprano ni cientos de falsetes. Jennifer Haben canta muy bien y punto. Y técnicamente la banda, especialmente el guitarra solista Nils Lesser, van sobrados.
Songs of Love and Death” nos gusta levemente más que “Lost in Forever”, un poco más pausado.
El equilibrio perfecto de un estilo.

beyond the black

DELAIN: “Moonbathers”/EPICA: “The Holographic Principle” (2016)

Y el aprendiz igualó e incluso superó a su maestro.
Como poco en formato físico/digital y en carreras sólidas sin sorpresas ni fisuras.

Hay sin duda ciertos aspectos intangibles que convierten a una banda en grande y cuando ves a Within Temptation o a Nightwish en directo ante veinte mil o más enfervorizados fans puedes sentir esa magia que solo pertenece a los mejores.
Y aunque Delain y Epica no sean grupos de grandes estadios su éxito es innegable y su calidad contrastada.
Es una constante en los dos grupos holandeses que disco tras disco no hayan aflojado el acelerador. No hay peros.
Cada uno, aunque dentro del denominado Metal Sinfónico, con su personalidad y sus matices claramente definidos.

Delain, más directos y accesibles y no por eso menos potentes y Epica con sus interminables arreglos orquestales y vocales.
La suave voz de Charlotte Wessels, que decae mucho en directo y que impregna de un espíritu más comercial todas las composiciones de Delain. La falsa fragilidad de la mezzosoprano Simone Simons que juega al contrapunto con las influencias death de Mark Jansen y el barroquismo absoluto de todas y cada una de las canciones de Epica.
De las melodías adictivas de Wessels en “Suckerpunch” y “The Hurricane” a los colosales trabajos conceptuales de Jansen y los suyos.
De la esplendorosa versión metálica del “Scandal” de Queen al órdago compositivo de “Universal Death Squad” o “Beyond the Matrix”.

Es más que posible que Delain pierda un poquito en el escenario y que dos horas del sinfonismo abigarrado de Epica puedan hacerte desfallecer. También lo es que jamás he escuchado un disco malo de ellos.