SOEN: “Lotus” (2019)

soen_lotus

Hace 3 años escribíamos sobre el segundo disco de Soen, “Tellurian”: …pero no cabe duda de la madurez de Soen y la búsqueda de su propia personalidad, enmarcada en este estilo tan característico de Metal técnico atmosférico de tintes sinfónicos y progresivos (ufff…), que tanto nos gusta por otra parte aunque no sepamos como llamarlo.

Con “Lykaia” esas dudas comenzaron a disiparse irrumpiendo directamente en el rock/metal progresivo. Sin etiquetas.
El fichaje de Marcus Jidell (Evergrey, Avatarium), un guitarrista eminentemente rockero, fue para nosotros una de las claves. Y su sustituto en “Lotus”, Cody Ford, no ha hecho más que reforzar esa posición e intención de los suecos.
Con una clarividencia extrema, Martin López y los suyos, sin abandonar el estilo abigarrado Opeth/Tool que tanto nos sorprendió, siguen en línea ascendente incorporando con soltura todos los elementos clásicos del rock sinfónico.
Lotus” es tan bueno que asusta pensar si conseguirán superarlo.

Maduro y variado. Feroz y melancólico. Épico y embriagador.
Una de las voces más bonitas de la escena actual, Joel Ekelöf, en estado de gracia y un conjunto maravilloso de canciones que debéis descubrir por vosotros mismos.

soen band

Anuncios

DREAM THEATER: “DISTANCE OVER TIME” (2019)

dream_theater_distance_over_time-portada

Nuestras expectativas no eran muy altas, la verdad. No porque fuera a ser un mal disco, faltaría más, sino uno más.
Las tres canciones de adelanto comenzaron a despejar bastantes dudas. “Untethered  Angel”, clásico DT de los últimos años, sin sobresalto alguno. Mismas estructuras, mismas melodías vocales. Buen tema, pero uno más. “Paralyzed”, también típico de los anteriores discos de los neoyorquinos. Heavy y directo. Con un estilo moderno más propio de LaBrie en solitario. Buen tema, pero quedará rápido en el recuerdo. Algo distinto había en “Fall into the Light” a pesar de que James LaBrie, estupendo todo el CD, no consigue llamar nuestra atención. Distorsión thrash en las guitarras de John Pretucci  y una parte instrumental con melodías heavy clásicas que, por fin, nos sorprendieron. Muy buen tema, pero ¿qué más?

The Astonishing” tuvo una acogida desigual aunque se valorara muy positivamente el titánico trabajo de componer una auténtica ópera rock con momentos de máxima brillantez y sobre todo porque nos habían ofrecido lo que todo el mundo ansiaba, algo diferente.
¿Qué hace uno cuando se está bajo vigilancia extrema esperando a que te estrelles? Te vas a una casita rural unos meses con barbacoa y piscina y con un estudio de grabación, claro está, y te pones a disfrutar y a componer. Nada podría salir mal de antemano y no lo ha hecho.

dream-theater-e1544202819639

Muchas cosas positivas se pueden destacar en “Distance Over Time”.
Como que al fin han conseguido que Mike Mangini suene como lo que es, un excepcional batería. Que John Myung aparezca de nuevo destacado en la mezcla. Y por encima de todo, las buenas vibraciones. Un conjunto de canciones muy variadas. De la influencia neo prog de la preciosa “Barstool Warrior” al atrevimiento sonoro a lo Marilyn Manson de la oscura “Room 137”. La vuelta a las sensaciones de “Falling into Infinity” en “S2N”, con dos estratosféricos Petrucci y Rudess, el dramatismo progresivo de “Systematic Chaos” contenido en “At Wit´s End” y “Pale Blue Dot” y el preciosismo de “Scenes from a Memory” de “Out of Reach”.
Como colofón, el primer tema animoso y positivo de DT. Un trallazo para poner en el coche llamado “Viper King” ¡Aleluya!

Distance Over Time” no entrará entre los 5 mejores discos de Dream Theater, algo asaz complicado, pero sí espantará a todos los fantasmas durante una buena temporada.
Esta casa ya está limpia

DEVIN TOWNSEND: “Empath” (2019)

Devin-Townsend-Empath

Nos gusta Townsend. Mucho. También reconocemos que escuchar de un tirón algunos de sus discos es una proeza. El canadiense comenta en su web que está trabajando simultáneamente en 4 discos. Correcto, Devin Townsend es abrumador.
Y no parece, por el tremendo nuevo single “Genesis“, del primero de sus projectos que se edita este año “Empath“, que tenga intención de cambiar.
¿Como una cabra o un maldito genio? Normalmente van de la mano.

CONCEPTION: “My Dark Symphony” (2018)

conception

Suponemos que la mayoría deseabais un buen puñado de riffs crujientes y entrecortados. Nosotros también.
8 años desde “Poetry for the Poisoned” de Kamelot son muchos. 20 años desde “Flow”, demasiados. Y 17 desde “Burn the Sun” de Ark, irreparables.
¿Pero que son los noruegos en esencia si no eclécticos, innovadores y sorprendentes? Si esperábamos un brindis al sol rememorando los viejos tiempos para contentar a las masas es que nunca hemos entendido nada.
Unas personalidades como las de Roy Khan, que abandonó las giras y grabaciones para centrarse en su familia y unirse a su iglesia local y Tore Ostby, que después de concebir junto a John Macaluso y Jorn Lande una de las obras maestras de nuestro tiempo, se fue tranquilamente a trabajar como consultor en una empresa de propiedad intelectual, no parecen la clase de estrellas musicales al uso.
Y para que vamos a grabar un nuevo disco si podemos dejaros con la miel en los labios con una pequeña intro y cinco nuevas canciones. 6 si incluimos la cara B del single, “Feather Moves”. Curiosamente uno de los mejores temas. Y encima nos vamos de gira.

Conception band

Lo más increíble del resurgimiento de Conception, “My Dark Symphony”, no es solo el prometedor preludio de lo que está por venir, sonando mucho más a Ark de lo que se podría intuir, con un Ostby tan original en su sonido como embriagador en su exquisita ejecución (excepcional en “The Moment”), al igual que el genial percusionista Arve Heimdal y un Khan en perfecto estado de revista, si no que su único concierto en España se celebrará en el nuevo festival Rock the Coast de Fuengirola. A 20 minutos de nuestras casas.

EVERGREY: “The Atlantic” (2019)

evergreyEchando un vistazo por algunas de las críticas que pululan en la red sobre el nuevo disco de Evergrey hemos podido reafirmar bastantes de nuestras propias impresiones y conclusiones que suelen escorarse hacia la subjetividad cuando se trata de un grupo al que venimos siguiendo justamente desde hace 20 años.

Los suecos son de esas bandas completamente honestas con su sonido. Lo han ido depurando sin la necesidad de incorporar nuevos elementos o innovaciones estridentes. Evolución lenta pero segura. Y sin perder un solo fan por el camino como se desprende de las opiniones que hemos podido leer. Es sin duda un grupo muy querido y respetado.
De un nuevo disco de Evergrey solo se puede opinar si ha sido más o menos duro, melancólico o técnico. Y “The Atlantic” es más en todo.

Probablemente sea su grabación más potente, pero rebajando las revoluciones casi al doom metal. La que más desarrollos técnicos contenga. Y la más intimista y melancólica sin necesidad de algunas de sus habituales piezas de teclado y voz.
Tom S. Englund compone y canta algunas de las melodías y coros más bonitos de su amplia discografía. Los teclados de Rikard Zander ganan si cabe más protagonismo y Jonas Ekdalh destroza la batería como si la vida le fuera en ello.
Algo en lo que solo unos pocos nos hemos dado cuenta entre cientos de críticas sobre la excelencia de este disco, que compartimos, ha sido lo cerca que han estado de crear la que podría haber sido su obra maestra junto a “In Search of Truth”. Por algún motivo que desconocemos y después de 8 canciones apabullantes, el colofón final, el remate, la puntilla, se diluye con 2 temas buenos, pero intrascendentes tras tanta perfección.
No es algo para estar preocupados.

evergreybandoct2018_638