JUDAS PRIEST: “Redeemer of Souls” (2014) Part. 2

Por BorregoMacho

judas 3

¡Fantástico! Tengo en mis manos el último trabajo de Judas Priest, “Redeemer of Souls”, recién salido del horno, calentito. Cuando ya parecía que no volvería a escuchar al embustero de los sueños, Halford ha decidido hacernos un último regalo antes de su jubilación.
Je je… Disco en marcha en 3,2,1…Ya comienza…

Fase 1: Negación.
Me he equivocado de disco. Claro, eso debe ser. El que canta no es Halford, es otro, así que no puede ser Judas. Ah, pues sí que lo es. Creo que Judas me está mintiendo, ese no puede ser Rob Halford.

Fase 2: Ira.
¿¡Pero qué clase de petardo es éste!? Se están riendo de los fans de Judas. No sólo la música es apática, y la voz una broma de mal gusto, si no que la letra es realmente floja. ¿Pero quién ha compuesto esto?

Fase 3: Negociación.
Bueno, aquí no ha pasado nada. Han tenido un mal día y Halford está mayor. A lo mejor es culpa mía, que no estaba con el ánimo adecuado. Voy a escuchar el álbum una segunda vez y seguro que mejora mi perspectiva en esta ocasión. Todo es cuestión de escucharlo varias veces e ir descubriendo esos pequeños matices de calidad.

Fase 4: Depresión.
Oh, dios, Halford, ¿qué te ha ocurrido? La gran voz del metal, aquella que nos ponía los pelos de punta… Rob, tú antes molabas… ¿Es que acaso se ha perdido la voz de Halford para siempre?

Fase 5: Aceptación.
El disco es más malo que un dolor, no importa las veces que lo escuche: la música sigue siendo igual de mala, la voz de Halford ya no es lo que era e incluso las letras son mediocres. Recuerda al sonido de una formación amateur.

Hermanos del metal, no desesperéis. Uníos en este momento de luto musical. Siempre nos quedará volver a 1976 y escuchar, una vez más, “Sad Wings of Destiny”.

JUDAS PRIEST: “Redeemer of Souls” (2014)

priestMe equivoqué. Sí.
En nuestra entrada dedicada a la gira de despedida “Epitafh”, dudaba de que fuera un auténtico adiós, pero así ha sido. Podemos por fin relajarnos y saludar desde la lejanía a Judas Priest. Su último disco en estudio fue el estupendo “Nostradamus” de 2008 y nunca más volverán.

No cabe duda que los cabezas pensantes de Sony Music son unos verdaderos cachondos y nos lo hemos creído por un momento. Nadie en su sano juicio hubiera dejado que todo un Rob Halford con sus aptitudes tan dañadas volviera ni tan siquiera a intentar cantar. Tampoco permitir a Glenn Tipton componer de nuevo en solitario. Tipton no es nada sin K.K. Downing. O grabar a Scott Travis como si estuviera recluido en un garaje. Los seguidores del tremendo batería americano desde Racer X no lo hubiéramos permitido.

Por criticar un poquito a estos amantes del Día de los Inocentes, desde The Road pensamos que hubiera sido más consecuente dejar este material, demos perdidas del “Angel of Retribution” seguramente, para la multitud de ediciones especiales y The Best of que vendrán ahora, una vez confirmada la desaparición de Judas Priest.

JUDAS PRIEST: “Epitaph” DVD (2013)

epitaph

Yo personalmente dudo que sea el adiós. Es a su vez sospechoso que escriban su propio epitafio cuando están lejos de ser un cadáver musical, como demuestra este impecable y puede que mítico concierto. Más motivos; una gira de despedida sin KK Downing no tiene mucho sentido.
Cierto que la energía que transmite la banda, el compromiso del público londinense (“Breaking the law” está cantada exclusivamente por el público y pone los pelos de punta), la elección de temas de todos y cada uno de sus álbumes y la fundamental y conmovedora interpretación de Rob Halford, que a pesar de sus problemas físicos es capaz de emocionarnos hasta el paroxismo, serían la combinación perfecta para un adiós con mucha clase.
Pero como auténtico y fiel priestmaniaco mi deber es negar hasta el final que no habrá nunca más un disco de los auténticos METAL GODS.