JORN: “Life on Death Road” (2017)

jorn 2017Vayamos por partes.
Voodoo Circle es un proyecto comandado por el guitarrista Alex Beyrodt, acompañado de sus compañeros de Primal Fear y con el estupendo cantante David Readman (Pink Cream 69), que se dedica a plagiar/homenajear a los Whitesnake de la era John Sykes.
¿Qué ocurre exactamente si cambias a Readman por Jorn? ¿“Life on Death Road” o hay algo más?
No tenemos muy claro si ha sido Jorn el que los ha llamado o ha sido al contrario, pero sí que este CD suena a Coverdale/Sykes del 1987 por los cuatro costados y que “Life on Death Road” es el mejor disco en solitario de Jorn desde “Lonely are the Brave”.
Que David Coverdale es una referencia para Jorn Lande no es una sorpresa habiendo formado parte de The Snakes junto a los guitarristas originales de Whitesnake, Moody y Marsden. Si el cantante noruego hubiese querido hacer un disco de versiones de la serpiente blanca tampoco nos hubiera extrañado ya que conocemos su pasión por los discos tributos ¿Cuántos van ya?
Pero Jorn es mucho Jorn y su personalidad es tan poderosa que finalmente puede llevar a su terreno casi cualquier tema por muy influenciado que esté. Influencias que él nunca esconde por otra parte.

jorn-lande

Y de esta manera junto a Alessandro Del Vecchio, al que hay que reconocerle la excelente labor que está haciendo como productor y compositor en diferentes estilos sin anclarse en un único sonido Frontiers que no hubiera llevado a ninguna parte ni a Del Vecchio ni al sello, el cantante noruego ha compuesto el paquete de canciones mejores y más contundentes de su carrera en solitario desde hace muchos años.
Como bien apunta nuestro AOR Master, mientras más enfadado esté Jorn, mejor.
Por fin volvemos a disfrutar de sus melodías características en el heavy rápido de apertura de “Life on Death Road” (atentos al duelo de solos entre Beyrodt, magistral todo el disco y Gus G), en la contundente “Hammered to the cross” (que gran riff), en las melódicas “Love is the remedy” y “Man of the 80´s”, una de nuestras favoritas y sobre todo en esos medios tiempos donde Lande es capaz de llorar como en “Dreamwalker” o en la balada a lo Allen/Lande, “The Optimist”.

A un tipo con un Premio Nobel (por lo menos se lo merecía) en su haber por “Burn the sun” de Ark, varias matrículas de honor (“Hourglass”, “Worldchanger”, “Masterplan”, “Aeronautics”, “The devil´s hall of fame”, “The Battle”) y no menos sobresalientes y que descubrimos haciendo de malvado inquisidor en la ópera rock de Nikolo Kotzev, “Nostradamus” y al que después de esa interpretación memorable no hemos dejado de seguir y admirar, solo le vamos a poner un notable por “Life on Death Road”. Algo que no está mal después de tanto aprobado justito y porque a pesar de las buenísimas canciones que hemos destacado, hay otras tantas que no se diferencian apenas entre ellas y sobre todo dos, “I walk away” y “Devil you can drive” en las que a pesar de los esfuerzos resultan fallidas.
Buen retorno.

jorn

AVATARIUM: “Hurricane and Halos” (2017)

avatarium 2017

No ha sido intencionada esta nueva aparición del “Halo”.
Una de esas preciosas palabras que se escribe de igual manera en inglés y español, ya que es de origen griego y que ha llegado intacta y pura hasta nuestros tiempos. Si bien su origen hace referencia a un fenómeno meteorológico, nosotros nos quedamos con su acepción simbólica: atmósfera o resplandor, especialmente de respeto, admiración o misterio, que rodea a una persona o un ambiente.
O a un grupo. Añadimos nosotros.

Tiene algo Avatarium que siempre nos ha enganchado desde que los descubriéramos allá por 2014. Y nos es muy placentero descubrir que el grupo se ha consolidado y más aún como nos siguen fascinando.
El Hard Rock primigenio y oscuro de los 70`, el Doom y la psicodelia bien llevada están presente también en los magníficos Spiritual Beggars o en los actuales Opeth, todos suecos por cierto, pero es en Avatarium donde siempre hemos encontrado el perfecto halo y atmosfera de misterios y cuentos a la luz de la luna.
Culpa de la arrebatadora voz de Jennie- Ann Smith o de las apasionadas guitarras de Marcus Jidell quizás. Todo dentro de las visionarias composiciones de Leif Edling, ya fuera de la banda pero marcando el tempo.

avatarium-foto-promo-600x901Hurricane and Halos” es posiblemente más variado, asequible y menos oscuro que sus predecesores. Y el más completo de todos.
Muy directo en sus ataques Uriah Heep, “Into the fire/Into the Storm”, “The Sky at the Bottom of the Sea” y en sus vigorosos hard rock marca de la casa, “The Starless Sleep”. Influencias Zeppelin en la fastuosa “Road to Jerusalem” y sublimes en la lángida “When Breath turns to Air”. Doom perfectamente adiestrado en “Medusa Child” y “A Kiss (from the End of the World)” y broche final con la instrumental “Hurricane and Halos“. Y van 3 de 3.

TERAMAZE: “Her Halo” (2015)

teramazeNormalmente un disco que empieza con un tema de casi trece minutos no suele estar entre los que más me atraen
Curioso prólogo para comentar un disco de Metal Progresivo y que hemos querido incorporar para constatar que justo este detalle ha sido el que nos ha enganchado a estos fenomenales músicos australianos.

Y es que nuestras antípodas están de moda y especialmente en lo que a Metal Progresivo se refiere. Caligula´s Horse, Voyager y Teramaze son grupos de una calidad incontestable a lo que hay que aunar su originalidad, sobre todo en las voces. Ninguna de las tres bandas tienen un cantante clásico o típico para lo que estamos acostumbrados en este estilo.
La voz grave de Alex Canion de Voyager y el estilo alternativo del Caligula´s Horse Jim Grey se contraponen a los tonos limpios, más propios del modern metal e incluso del pop rock de Nathan Peachey de Teramaze.

TeramazeImage

Se nos antoja una muy buena noticia para la música en general que músicos que consideraríamos claramente en otros registros superen el inmovilismo y los recelos, que todos tenemos en algún momento y se incorporen de lleno a nuestro ideario metálico.
Con todos estos elementos, lo que nos encontramos en “Her Halo” y en menor medida en su anterior “Esoteric Symbolims”, donde encontraron el camino, es un Metal Progresivo de alto octanaje, muy potente, con una producción inmaculada, un guitarrista, Dean Wells, entre Haugan y Petrucci (verdad de la buena), unos músicos de primera fila, un cantante diferente y brillante y lo que finalmente cuenta de verdad, composiciones que te llegan.
Up the aussies!

BODY COUNT: “Bloodlust” (2017)

BODY COUNT

Si consideramos que el Hip Hop/Rap no es un estilo musical, si no una forma de expresión cultural, acabamos antes.
Y así no tenemos que dilucidar si los angelinos son Rapcore, Rap Metal, Thrash Hop o Post Hip Doom. Después de escuchar su brutal último álbum no debería quedar duda. “Bloodlust” es un disco de Thrash Metal y punto.
El mejor y más heavy que jamás hayan grabado Ice-T, Ernie C y sus secuaces de mirada amenazadora.

Tampoco nos meteremos en si el activismo letrístico y social feroz de Ice-T ha podido llegar a un punto muerto, sobre todo si como grandes invitados en “Bloodlust” se encuentran Dave Mustaine y Slayer. Tipos que se sitúan en las antípodas de Body Count en cuanto a pensamiento político. Estos últimos, su máxima influencia como relata el mismo Ice-T en el CD, con una abominable versión de “Raining in Blood/Postmortem”.

bodycountband2017newpromobw_638

Qué lejos parece quedar aquella paupérrima producción de su “Body Count” de 1992, aunque “Body Count´s in the house” siga resonando como parte de nuestras grandes influencias musicales. El sonido de “Bloodlust” es demoledor de principio a fin. Discazo No-Coche Metal. Muy por encima de su último “Manslaughter” de 2014, mucho más escorado al Hardcore.
La apisonadora Thrash de “All love is gone” con Max Cavalera y “Walk with me” con Randy Blythe de Lamb of God, junto a los ya destacados temas con Mustaine, fabuloso en la guitarra solista, “Civil War”, y la versión de Slayer, se mezclan con canciones muy trabajadas musicalmente como nuestra favorita “This is why we ride” y los machacones himnos anti cops típicos del grupo, “The Ski Mask Way”, “No lives matter”, “Bloodlust” y “Black Hoodie”.
Bloodlust” es uno de los grandes discos de Metal de lo que va de año.

DEEP PURPLE: “Machine Head” (1972)

Mucho más habitual de lo que se podría pensar.
Hay cientos de ejemplos de canciones que se vieron relegadas a una triste Cara B y que se convirtieron posteriormente en clásicos para los grupos.
Las circunstancias suelen moverse entre los errores de la discográfica, la grabación espontánea de una jam, al mero olvido de un buen tema rodeado por grandes clásicos.
No me cabe duda que somos finalmente los pesaditos de los fans los que formalizamos esa demanda concreta que el grupo necesariamente tiene que respetar.

En el caso de “When a Blind Man cries”, Cara B del single “Never Before” y según se cuenta en las memorias, fue culpa del rarito de Ritchie Blackmore, al que no le gustaba mucho el tema, el que esta excepcional canción no se incorporara definitivamente al repertorio habitual de Deep Purple hasta 20 años después y con Joe Satriani a las guitarras (no me lo puedo ni imaginar).

Siempre habíamos pensado que la mejor versión de este triste y conmovedor tema era la interpretada por Rob Rock y Axel Rudi Pell en “Nasty Reputation”. En segundo lugar se encontraba la versión de Stuart Smith (Heaven and Hearth) con Richie Sambora a las voces. Pero ayer nuestro mundo se tambaleó escuchando y viendo a Jon Lord y Jimmy Barnes en un diminuto pub de Sidney con una versión espeluznante.
¿Opiniones?