JIM PETERIK & WORLD STAGE: “Winds of Change” (2019)/ JEROME MAZZA: “Outlaw Son” (2018)

Mucha testosterona melódica acumulada.
Los sellos Frontiers y Escape siguen acaparando y publicando sin descanso proyectos de tintes melódicos para saciar nuestra insaciable sed. Pero a veces tanta oferta, aunque se trate de pesos pesados de la música, no siempre se traduce en buenos resultados.

Jim Peterik, 68 años. Con 20 años ya grabó su primer disco/éxito con The Ides of March y desde que dejó Survivor no ha dejado de componer música a nivel altísimo. Nos quedamos con Pride of Lions y Peterik/Scherer.
Jerome Mazza, 56 años. Con una discografía que se puede contar con los dedos de una mano desde que apareciera en 1990 en el disco de Angelica, se ha convertido en uno de los cantantes referentes de los últimos años gracias a sus estratosféricas interpretaciones en los discos de Pinnacle Point y Steve Walsh.
¿Qué ha ocurrido entonces con estos dos prometedores lanzamientos?
Son buenos disco, sin duda alguna. Pero como no nos cansamos de repetir “a los mejores hay que exigirles lo mejor”. Y tanto “Winds of Change” como “Outlaw Son” se nos han hecho largos. Incluso un poquito aburridos.

jIM peterik

Con Jim Peterik & World Stage tenemos el enésimo disco grabado con múltiples cantantes y colaboradores para una mutua autocomplacencia. Un formato que se ha vuelto cansino por muy buenas canciones que contenga. Sabes que nunca los escucharás en directo y aunque estén en las listas de mejores discos del año para algunos, terminará cogiendo polvo en tu estantería. Nunca nos ha convencido la forma de interpretar de Jim, amigo del alma, que se emperra en cantar. Y en general este disco no aporta nada remarcable al extraordinario universo musical de Peterik.

JEROME MAZZA

Mucho más atrayente era a priori el disco en solitario que se merecía Jerome Mazza. Junto a un resurgido Tommy Denader, la verdadera estrella de “Outlaw Son” y una comparsa de lujo con el omnipresente Steve Overland.
Con una clarísimas influencias de Streets, Steelhouse Lane y Seventh Key y Denader homenajeando de modo impecable al maestro Mike Slammer. El resultado final sin embargo es demasiado plano y las composiciones se parecen demasiado entre sí.

Estaremos muy atentos al siguiente duelo Frontiers vs Escape.

Anuncios

KENS DOJO: “Reincarnation” (2010)

kensdojo reincarnation¿Que qué CD llevamos esta semana en el coche?
Pues ha comenzado de manera notable con el “Surrender” de Joshua. Ese clasicazo de metal cristiano del 85`que no se convirtió en mítico porque a Joshua Perahia se le ocurrió grabar tres años después el estelar “Intense Defense”, uno de los mejores discos del género. Y ha continuado de manera sorpresiva, a pesar de tener este CD desde hace más de nueve años, con este disco del productor y guitarrista noruego Ken Ingwersen.

Conocimos a Ken, nuestro querido amigo, gracias a que nuestro AOR Master, faltaría más, nos dejó una copia del “Thunderdome” de Street Legal. Un trio noruego muy potente que bebía directamente de las influencias de Blue Murder y Thin Lizzy.
Y no fue hasta diez años después que apareció de la nada Kens Dojo.
Típico álbum de estudio con diferentes cantantes y músicos invitados. Sonaba estupendamente. La distorsión de guitarras propias de John Sykes que tan bien imita Ingwersen, hard rock melódico de perfecta factura y varios temas instrumentales para deleite de los más Satrianicos. Un 9.
El porqué de la sorpresa se encontraba en que no nos acordábamos, o los desconocíamos en el momento de comprarlo, de ciertos detalles que hacían de “Reincarnation” un disco especial.

ken ingwersenEsta es una de las primeras aproximaciones al rock melódico de nuestro querido Michael Erikssen (Circus Maximus). Luego llegaría The Magnificent. También cuenta con la participación comedida, que ya es raro, de Nils Rue (Pagans Mind) cantando en un tono humano. Tema de lujo para que Glenn Hughes se explaye y nos deleite una vez más. Y la aparición de Chesney Hawkes, efectivamente, el de “The One and Only”, número 1 en los 40 Principales, con un medio tiempo, “Reincarnation”, muy sutil y elegante. Chesney cantaba muy bien. Eso nadie lo ponía en duda.

En definitiva, ha empezado bien la semana.

DREAM POLICE: “Messing with the Blues” (1991)

DREAM POLICEOtra reaparición, esta vez tras 28 años, se prepara.
Trond Holter (Wing Wam, Jorn) ha resucitado sus Dream Police.
Aunque aún no hay fecha fijada para la presentación del disco, han compartido un excitante adelanto con el tema “Raw in the Middle”.
Así que no tuvimos más remedio que echar mano de la máquina del tiempo para descubrir que los noruegos habían grabado 2 excelentes trabajos de Hard Rock, blues, country 100% USA. Buena parte de culpa de ese sonido la tuvo un cantante tan poco nórdico y con tanto feelin´ como Odd René Andersen.
Messing with the Blues” juega con soltura en todos los campos, incluidos el funk metal de Extreme y la sutil cara melódica de Whitesnake.

Recomendadísimos.

ANIMAL DRIVE: “Bite!” (2018)

ANIMAL DRIVE

¡Viva la heterogeneidad!, ¡Salvas a la inconcreción! , ¡Bienvenido el mejunje!
Distorsión groove en las guitarras, producción metalcore en la batería, hammonds purpelianos, metal ochentero con referencias directas a Skid Row, hard rock melódico de inspiración Winger, melodías Whitesnake de la época John Sykes, plagio/homenaje a Ark y por supuesto mucho Jorn.
Los croatas no se han dejado nada en el tintero. Sí Luis, de la misma Croacia.

No es que la mezcla descarada de estilos sea una novedad. En su momento hablamos sobre este controvertido aspecto con los norteamericanos Hittman o los finlandeses One Desire, lo que ocurre es que Animal Drive puede ser el catalizador del futuro.
El descaro y la calidad con la que se manejan estos chicos es sin duda el motivo del fichaje por Frontiers y el apadrinamiento de Jeff Scott Soto. El inicio de “Bite!” con “Goddamn Marathon” es la mejor respuesta a todo lo que estamos hablando.
Contar con un líder, compositor, productor y cantante como Dino Jelusic (Trans Siberian Orchestra), un cuasi clon de Jorn Lande, con todo lo que eso implica para el futuro del Metal, es por sí solo un aliciente para adentrarte en este CD.
Y esperemos que la próxima portada la diseñe Hugh Syme ;).

MICHAEL SWEET (1994)

MICHAEL SWEETY por último rescatamos de la estantería para esta tanda de «en pocas palabras» el que fuera el primer disco en solitario del vocalista y guitarrista de los Stryper. Uno de los mejores de su discografía por lo refrescante de su propuesta, totalmente alejada de su banda madre.

Compuesto y producido junto a Gregg Fulkerson, el californiano desata todas sus influencias del AOR y el Rock Melódico, desde Bryan Adams, Diane Warren, Heart o los Bon Jovi cuando eran buenos, con la maestría y calidad que siempre ha desarrollado Sweet durante toda su carrera. Un grande para un gran disco.