SONS OF APOLLO: “Psychotic Symphony” (2017)

soa-cover

El enésimo súper grupo de Mike Pornoy. Y otras tantas conclusiones.
Podemos comenzar con el hecho de que Portnoy nunca va a grabar medianías. Que su pasión por el progresivo alcanza lo místico. Y que su círculo de amigos musicales es de tan alto nivel que al juntarlo todo se manifiestan ante nosotros muchos de los mejores discos de rock y metal progresivo de las últimas décadas.
Y “Psychotic Symphony” no iba a ser la excepción.

Si a todo lo expresado anteriormente con tanta vehemencia le añadimos la vuelta sin complejos de Mike Portnoy y Derek Sherinian al sonido de “Falling into Infinity” de Dream Theater, solo podemos concluir que la experiencia de Sons of Apollo atrapa.
Psychotic Symphony” te traslada con maestría de DT a Purple, pasando por Malmsteen y Talisman inevitablemente, gracias el trabajo clásico a las voces de Jeff Scott Soto.
Si tuviéramos que calificar el estilo de este disco sería el de Hard Rock Progresivo Machacón. Los instrumentos parecen afinados en octavas bajas haciendo que el sonido sea grave y agresivo suavizado únicamente por las melodías de Soto y algunos solos de vértigo del desconocido, para nosotros, Ron Thal, un virtuoso ciertamente.

soa-new-band-photo-copy600-1

Muy progresivo y muy, muy bueno.
Ah, sí, al bajo un tal Billy Sheehan

Anuncios

DRIVE, SHE SAID: “Excelerator” (1993)

Drive,_She_Said_-_Excelerator

¿Porqué “Excelerator” precisamente?
Algunos pensaréis que es justo el único disco de Drive, She Said donde el recientemente desaparecido Al Fritch compartió el trabajo vocal casi al 50% con su eterno compañero de armas Mark Mangold, perdiendo un poco de protagonismo.
También que Mangold prevaleció en la composición y que cambiaron estructuras y arreglos permitiendo que el piano ganara a los sintetizadores y las guitarras y las canciones fueran más largas y profundas.
Y que esta grabación, descatalogada sin remisión, pasó totalmente desapercibida en la convulsa década del Grunge.
Todas las respuestas son válidas pero no las únicas correctas.

 “Excelerator” es para nosotros la tercera obra maestra de Drive, She Said sin discusión alguna. Un disco de más de 1 hora y 14 canciones. Intenso, melódico, rockero, soul. Con 2 instrumentales de corte cinematográfico. Una maravilla.
En él se conjuga todo lo que amamos de los norteamericanos. Sus incuestionables medios tiempos AOR como “All I´m livin for”, “Wherever you go”, “Won´t keep beggin´(Come Away)”, “Someone to run to” y “When hope is burning”, con Al Fritch y su expresiva voz como protagonistas absolutos. El tema cañero de turno, “In my hands (The Healer)”. Y algunas de las canciones más personales compuestas por Mark Mangold.
Las conmovedoras “Inside of you”, “Something at last” y las inconmensurables rockeras y animosas “Let it ride” (menuda entrada de Fritch) y “Drop the hammer”.

Los echaremos mucho de menos.

DRIVE BAND

DAN REED NETWORK: “Fight Another Day” (2016)

dan reed fightConocíamos al artista pero no a su música.
Logo reconocible, producidos por Bruce Fairbain, giras con Bon Jovi y los Stones y mucho Funk Hard Rock.
Seguramente fue esa etiqueta la que nos retuvo. Tampoco ayudó tanta cofia, pelo escaldado y los bailecitos de Dan Reed en los videos. Pero todo cambió cuando Frontiers los fichó.

El sello italiano no es sospechoso precisamente por apostar a caballo perdedor y en el momento que escuchamos algunos de los singles de adelanto de “Fight Another Day”, el inspirador medio tiempo de “Champion” (menudo pedazo de canción), el AOR sin fronteras de “B there with U” y los ritmos y la energía infecciosas de “Divided” y “The Brave”, el flechazo fue absoluto. También duele reconocer el habernos basado en etiquetas y estilismos. Por suerte hemos madurado algo y un análisis pormenorizado de la discografía tanto de los Network como de algunos trabajos en solitarios de Dan Reed, más acústico e introspectivo pero de igual valor, ha enmendado parcialmente el error.

Solo hay calidad y una forma de entender el Rock Melódico muy particular y especial. Como lo es la suave voz de Dan Reed. Como lo es su fusión con ritmos funk. Menos funkies que Extreme o Living Colour y sin perder nunca la perspectiva de las bases melódicas clásicas.
Así que a pesar o gracias (mucho mejor) al origen innegable de los músicos que conforman este excepcional grupo (jamaicanos, afro americanos, judíos, hawaianos e indios nativos), “Fight Another Day” contiene esa originalidad y personalidad que tanto ansiamos.

Dan Reed Network - The Brave Video Shoot

DEEP PURPLE: “Machine Head” (1972)

Mucho más habitual de lo que se podría pensar.
Hay cientos de ejemplos de canciones que se vieron relegadas a una triste Cara B y que se convirtieron posteriormente en clásicos para los grupos.
Las circunstancias suelen moverse entre los errores de la discográfica, la grabación espontánea de una jam, al mero olvido de un buen tema rodeado por grandes clásicos.
No me cabe duda que somos finalmente los pesaditos de los fans los que formalizamos esa demanda concreta que el grupo necesariamente tiene que respetar.

En el caso de “When a Blind Man cries”, Cara B del single “Never Before” y según se cuenta en las memorias, fue culpa del rarito de Ritchie Blackmore, al que no le gustaba mucho el tema, el que esta excepcional canción no se incorporara definitivamente al repertorio habitual de Deep Purple hasta 20 años después y con Joe Satriani a las guitarras (no me lo puedo ni imaginar).

Siempre habíamos pensado que la mejor versión de este triste y conmovedor tema era la interpretada por Rob Rock y Axel Rudi Pell en “Nasty Reputation”. En segundo lugar se encontraba la versión de Stuart Smith (Heaven and Hearth) con Richie Sambora a las voces. Pero ayer nuestro mundo se tambaleó escuchando y viendo a Jon Lord y Jimmy Barnes en un diminuto pub de Sidney con una versión espeluznante.
¿Opiniones?