AVATARIUM: “Hurricane and Halos” (2017)

avatarium 2017

No ha sido intencionada esta nueva aparición del “Halo”.
Una de esas preciosas palabras que se escribe de igual manera en inglés y español, ya que es de origen griego y que ha llegado intacta y pura hasta nuestros tiempos. Si bien su origen hace referencia a un fenómeno meteorológico, nosotros nos quedamos con su acepción simbólica: atmósfera o resplandor, especialmente de respeto, admiración o misterio, que rodea a una persona o un ambiente.
O a un grupo. Añadimos nosotros.

Tiene algo Avatarium que siempre nos ha enganchado desde que los descubriéramos allá por 2014. Y nos es muy placentero descubrir que el grupo se ha consolidado y más aún como nos siguen fascinando.
El Hard Rock primigenio y oscuro de los 70`, el Doom y la psicodelia bien llevada están presente también en los magníficos Spiritual Beggars o en los actuales Opeth, todos suecos por cierto, pero es en Avatarium donde siempre hemos encontrado el perfecto halo y atmosfera de misterios y cuentos a la luz de la luna.
Culpa de la arrebatadora voz de Jennie- Ann Smith o de las apasionadas guitarras de Marcus Jidell quizás. Todo dentro de las visionarias composiciones de Leif Edling, ya fuera de la banda pero marcando el tempo.

avatarium-foto-promo-600x901Hurricane and Halos” es posiblemente más variado, asequible y menos oscuro que sus predecesores. Y el más completo de todos.
Muy directo en sus ataques Uriah Heep, “Into the fire/Into the Storm”, “The Sky at the Bottom of the Sea” y en sus vigorosos hard rock marca de la casa, “The Starless Sleep”. Influencias Zeppelin en la fastuosa “Road to Jerusalem” y sublimes en la lángida “When Breath turns to Air”. Doom perfectamente adiestrado en “Medusa Child” y “A Kiss (from the End of the World)” y broche final con la instrumental “Hurricane and Halos“. Y van 3 de 3.

Anuncios

AVATARIUM: “The Girl with the Raven Mask” (2015)

AVATARIUM (2)

Fabulosos de nuevo.
El primer Cd de Avatarium fue sin duda uno de nuestros favoritos del año 2014.
The Girl with the Raven Mask” continúa a un nivel realmente alarmante dentro de su estilo de Hard Rock setentero con una buena base Doom, gentileza del Sr. Leif Endin, uno de los máximos valedores de este estilo.

Ante composiciones tan oscuras y bien estructuradas como “Girl with the Raven Mask”, “Ghostlight”, de tanto gusto compositivo como “The January Sea” o “Run Killer Run“, tan emotivas como “Pearls and Coffins”, nosotros, nos rendimos. Y no solo nos rendimos, si no que sufrimos atrapados por la voz de Jennie-Ann Smith, tan expresiva y bonita que a veces da miedo.
Añadidles mellotrones y hammonds a mansalva y el buen hacer en las guitarras de Marcus Jidell.
The Girl with the Raven Mask” es un disco estrella.

avatarium_04

KATATONIA: “Kocytean” (2014)

katatonia-kocytean

Nunca he estado muy seguro de qué son exactamente Katatonia y nuestro querido firmante, Macho, corrobora esa sensación; doom, metal, sinfónicos, pero, nos da igual, lo cierto es que molan muchísimo. Aunque su música es cada vez más ambiental, nunca han abandonado sus raíces de metal potente y oscuro y su público va desde lo extremo al progresivo. Una suerte para ellos y para nosotros.
Y es precisamente para su segundo perfil de oyentes a los que va dedicado el sinuoso y delicado “Kocytean”.
Katatonia es prolijo en la edición de E.P. y las bonus de sus ediciones especiales no son nunca de relleno. Y esta recopilación de sus mejores temas extras es tan buena (basta de sinónimos por hoy) que puedes tomártelo con tranquilidad como su nuevo disco si no eres un enfermo del grupo y te has gastado toda la paga en conseguir hasta la última nota grabada.

Pienso especialmente en dos grandes amigos al escuchar “Kocytean”, la persona que me descubrió el mundo Anathema y a la que se lo transmití humildemente.

La voz de Jonas Renkse te atrapa desde las iniciales “Unfur” y “Sold heart”, fríos, como buenos suecos que son, pero tremendamente emotivos. La agonía de Renkse y las guitarras pesadísimas de Ander Nÿstrom junto a un estribillo, simplemente sublime, te paralizan en “Ashen”. Son temas extras y caras B. Panda de c… (cobardes iba a decir).
Y llegamos a la maravillosa “Second” y piensas en Anathema, Wilson, Riverside. Si, Katatonia está entre los mejores. Los pasajes más góticos de “Code against the code” y difícil de explicar que “The act of darkening” no haya tenido espacio en uno de sus álbumes, orquestación, percusión, coros. Una joya acústica que, a pesar de su título, es de los temas más vitalistas y alegres musicalmente escuchados en nuestros queridos depresivos.

A disfrutarlo sin más.

AVATARIUM (2014)

avatarium

Desde que el riff a lo “Sabbath bloody Sabbath” del primer corte del disco, “Moonhorse”, te estalla directamente, la voz de Jennie-Ann Smith parafrasea como un juglar para luego convertirse en una Joan Báez metálica y las guitarras doom de Marcus Jidell cierran machaconamente sus casi 8 minutos, te das cuentas que no estás ante un disco corriente.
La actitud obsesivamente doom de Leif Edling (Candlemass, Krux) ha dado un giro que si bien no le aparta del estilo al que lleva años dedicado si le imprime un grado de lirismo y de variedad del que adolecía en proyectos pasados.
Avatarium es doom metal, no cabe ninguna duda, pero el pesimismo y la cadencia se han mezclado con soberbia calidad no solo con los Black Sabbath setenteros, si no con la melancolía de los primeros Uriah Heep. Escucha “Pandora´s egg” y “Bird of pray” (premonitorio).
La nueva gran reina de la escena, Jennie-Ann Smith, no viene de la escena metálica y eso a Avatarium convierte en más sorprendentemente frescos aún (parezco el Maestro Yoda).
El final de este gran disco, “Lady in the lamp”, con un solo de guitarra para enmarcar, es sencillamente el mejor colofón posible.

PARADISE LOST: “Tragic Illusion 25 (The Rarities)” (2013)

tragic-illusion

Por Borrego

Año 2012:
– Oye, ¿has escuchado el último disco de Paradise Lost?
– ¿Cuál? ¿Ese que empieza así bajito: “nanana na nana”, y después siguen así más alto: “NANANA NA NANA”?
– Sí, ese.
– No. No lo he escuchado.
Año 2013:
– Oye, ¿has escuchado el último disco de Paradise Lost?
– ¿Cuál? ¿Ese que empieza así bajito: “nanana na nana”, y después siguen así más alto: “NANANA NA NANA”?
– No.

Tragic Illusion 25 (The Rarities) no nos miente. Son en realidad rarezas, pero que no se salen de la mano de los arquitectos Holmes y Mackintosh. Ya a finales de los años 90 comenzaron a abandonar el doom y a cortarse el pelo para irse de fiesta. Parece que en esta nueva edición se lo han vuelto a dejar crecer y han regresado a las catacumbas de la perdición para celebrar sus bodas de plata. Y es que 25 años dan para muchas fiestas.
Nada más abrir el álbum nos sorprende un nuevo tema: Loneliness Remains, todo un regreso a aquellos tiempos en los que la densidad del sonido de Paradise casi se podía cortar con un cuchillo. Novedad que hace juego con las regrabaciones de Gothic y Our Saviour. Todo un viaje a un pasado mucho más doom.
Pero esta no es la única sorpresa que se encuentra en esta entrega. Se incluyen un par de covers de temas de Spear of Destiny y de Everything but the girl. Never take me alive nunca había sonado tan desgarradora. Paradise retrata en ella lo irreversible. Y Missing, hermanos del metal, se versiona en tres dimensiones.
El resto de los temas no son exactamente las rarezas a las que nos tienen acostumbrados Megadeth, pero sí son piezas extraídas de ediciones especiales y muy bien rescatadas para el deleite de los seguidores más acérrimos de Paradise.
Diferentes son las versiones orquestales de Last Regret y Faith Divides Us – Death Unites Us, que ciertamente ganan en profundidad pero que, lamentablemente, pierden en crudeza.
En resumen, todo un manjar para los paladares metaleros más exigentes.