CIRCUS MAXIMUS: “Havoc” (2016)

CIRCUS MAXIMUS HAVOC

Seis meses para hablar de este CD. Y aún nos cuesta.
El motivo no ha podido ser otro que el enorme respeto que profesamos por Circus Maximus y la absoluta devoción por “Nine”, su obra maestra de 2012 y uno de nuestros discos de cabecera.
Pensamos en una entrada analítica en la que reflexionar de como en “Havoc” los noruegos y sobre todo su guitarrista, productor y máximo compositor Mats Haugen, espectacular durante toda la grabación,  habían optado en “Flames”, “Remember”, “The loved ones” o “Chivalry” claramente por la vía más melódica que comenzaron a desarrollar con “Reach Within” o “The One”  y sinfónica con “Last Goodbye”. De como manteniendo su estilo de metal progresivo habían experimentado a su vez con estructuras muy directas y contundentes en el tema “Havoc”. De como Michael Eriksen profundiza de manera magistral en tonos vocales de menor rango haciendo que “Havoc” sea una obra particularmente sosegada incluso en las canciones más progresivas como “Pages”, “Highest Bitter” y “After the Fire”. Y de como iba a causar algo de polémica el que hubiera temas manifiestamente más melódicos.

Circus-Maximus-band-750x480

Pero finalmente hemos preferido la versión visceral.
Era imposible superar “Nine” pero menudo discazo se han marcado de nuevo con “Havoc” y ya van 4 de 4. Haugen y sus solos nos ponen la carne de gallina y Eriksen es uno de los mejores cantantes actuales capaz de emocionarnos con una simple entonación. Cada canción, cada puente, cada arreglo, cada estribillo, melódicos o cargados de potencia y virtuosismo contienen más clase y calidad que cualquier otro grupo de su género. Qué buenos son Circus Maximus. Amén.

CIRCUS MAXIMUS: “Nine” II (2012)

circus-maximus-nine-portada

Uno siempre ha tenido sus discos de referencia. Aquellos con los que te irías a una ilusoria isla desierta y con los que crees sinceramente que vivirás por toda la eternidad. Aquellas grabaciones que escuchas cada dos años y que a pesar del tiempo pasado nos siguen produciendo una enorme satisfacción.
Puntearías al aire en cualquier lugar y estado sin vergüenza a pesar de estar con los compañeros de trabajo tras un almuerzo de empresa o lo que es mucho peor, rodeado por las amigas de tu novia que no entienden por qué apoyas espalda con espalda tocando tu imaginaria guitarra Jackson o ESP.
Estas reacciones primitivas, enlazan con sentimientos propios de la juventud. Nunca podrán ser sustituidos, pero llega el día en que debes compartirlos con sensaciones y momentos vitales y que alguien más joven les quite protagonismo por un instante; “la otra”
Ella se llama “Nine”.