dukesoftheorientxTan viejas como la misma música.
Las historias de si somos o tenemos que ser más de Ozzy o de Dio. De Fish o Hogarth. De Kiske o de Deris. O de Khan o Karevik.
Y por supuesto las hay cuando hablamos de John Wetton y John Payne. Las dos voces de Asia. Tan distintas como reconocibles.
Excepto en el caso de Kamelot, en todos los demás grupos el cambio fue radical. Que incluso, con algunos matices, llegó a afectar claramente en lo compositivo. Y que supusieron un auténtico renacimiento del grupo.
No conocemos a ningún fan clásico de Asia que le ponga un pero a los discos de la época de John Payne. 5 discazos y 15 años enarbolando la bandera del Rock Melódico y el AOR con toques sinfónicos clásicos.
La personalidad de John Payne era tan fuerte que compuso junto a Geoff Downes la gran mayoría de canciones de esa época. Una voz inconfundible. Potente y rasgada en ocasiones o sutil y precisa cuando se requería.

Como en tantas ocasiones, la reunión de los miembros originales de Asia dejó a este excelente músico británico perdido en el maremágnum judicial/musical, aunque le permitieron finalmente girar e interpretar temas de Asia como Asia Featuring John Payne. Pero justo antes de todo esto y solo un año después de su despido, como en un acto de rabia, o mejor dicho, de venganza, los músicos salientes del “Silent Nation” de Asia: Guthrie Govan, Jay Schellen y el mismo Payne, con la incorporación del teclista de los Spock´s Beard, Ryo Okumoto, grabaron una auténtica maravilla. GPS: “Window to the Soul”.

Duesk_of_the_Orient_bandx

Con un sonido más pesado y progresivo, GPS era como el primo de Zumosol de Asia.Y 12 años ha sido una espera demasiado larga.
Todos los implicados en GPS, cambiando a Okumoto por Erik Norlander y varios hachas como Bruce Boillet (Racer X) y Jeff Kollman (Edwindare), son los que han dado vida, con el sello Frontiers, a Dukes of the Orient.
Os reconocemos que queríamos más. Soñábamos con un GPS MK2. Y tenemos un Asia 4.0. Que no está nada mal.
Sonido extremadamente limpio, entre “Arena” y “Aura”. Más teclados que guitarras. 8 canciones y 50 minutos. John Payne carismático a más no poder. Y perfecta composición, muy sinfónica/AOR. Pero le falta un poco de esa garra a la que nos tenían acostumbrados. Aún así, gran retorno.

Por cierto, también somos de Ian Gillan, Glenn Hughes, Ray Gillen y Tony Martin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s