JUDAS FIREPOWER

Acertamos cuando intuimos que la gira “Epitaph” no era una despedida real. Y fallamos cuando vaticinábamos el fin irremediable tras el pobre “Redeemer of souls” y el declive físico de Rob Halford en algunas actuaciones.
Antes de oír los singles de adelanto de “Firepower” se vislumbraba un halo de esperanza escuchando a Halford en su colaboración con In This Moment, “Black Wedding”.
Muchos son los cantantes clásicos que están adaptando con éxito sus voces a la irremisible edad: Gillan, Meine, Dickinson, Byfford y Halford. También muchos de estos grupos, con varios altibajos en su haber, han sabido reciclar recientemente su sonido para seguir sonando frescos tras 40 o 50 años de carrera musical. Maiden es la triste excepción. Y si pensamos en “Redeemer of souls” como un simple tropiezo en el camino, Judas Priest no es uno de ellos. Siempre han sabido estar un paso por delante y estar a la altura. Incluso la controvertida publicación de “Jugulator” con Ripper Owens fue una auténtica demostración de cómo hacer las cosas. Cambiar completamente el chip y grabar el disco más extremo de tu carrera (y muy bueno).

JUDAS BAND 2018

Y aquí estamos frente a “Firepower”. Un disco perfecto.
Quizá nosotros lo hubiésemos dejado en 12 temas. Y haber guardado “Necromancer” y “No surrender” para ediciones de luxe y que nos hubiéramos quedado con ganas de más. Pero no. Judas ha echado toda la carne en el asador.
Hemos disfrutado como niños. De la producción entre “Painkiller” y “Angel of Retribution” realizada por su productor de toda la vida Tom Allom junto a Andy Sneap que siempre imprime esa vigorosa potencia a las guitarras y a la base rítmica (el doble bombo de Travis da auténtico vértigo). De una clase magistral de Faulkner y Tipton titulada “Como incluir 100 riffs de guitarras en 58:20 y quedarse tan pancho”. De los excelentes solos de Richie Faulkner, prácticamente en solitario, debido a la enfermedad del bueno de Glenn Tipton. De lo especialmente bien que canta, incluyendo un buen puñado de agudos, ha compuesto las melodías y ha tratado los coros y dobles voces Mr. Robert Halford.
No quiero haceros spoilers, pero si os decimos que hay pinceladas de Megadeth, Saxon, Black Sabbath, Queensrÿche y brochazos de los mejores Judas Priest, seguro que os entran más ganas de ver esta película.
¿El futuro de Judas Priest a partir de ahora? Se admiten apuestas.

No tienen el factor cool de Metallica ni el showmanship de Iron Maiden, pero tienen una grasa y una agresividad únicas”. Juanjo Ordás (Efe Eme.com)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s