wolverineheading

Hacía tiempo que Indiana “Bruce” Dickinson no salía de caza mayor.
Y más que aventurarse en selvas desconocidas y territorios hostiles y cenagosos, en esta ocasión llevamos a cabo una meticulosa investigación más propia de Sherlock Holmes.

De nuevo tuvimos en nuestras manos una lista con casi 250 referencias de Cds de segunda mano y estilos variados perteneciente al stock sobrante de nuestra entrañable tienda de discos de la ciudad. Por mucho que la escrutes una y otra vez con diligencia siempre encuentras algo nuevo. Pero en esta ocasión ya lo dábamos por perdido cuando llevamos el análisis a un nuevo nivel y nos centramos en los sellos discográficos en vez de en los artistas.
Descartamos en primer lugar a las multinacionales (Sony, Elektra, Virgin, Universal, Decca, Atlantic, Warner, Emi). Volvimos a repasar los grandes sellos con producciones mayoritariamente metálicas (Century Media, Metal Blade, Massacre, SPV, Steamhammer, Nuclear Blast) y los más humildes y especializados aunque también sobradamente conocidos (Frontiers, Lion Music, Escape o Limb). Ya solo nos faltaba el broche final. La guinda del pastel. El sueño de todo investigador. La técnica definitiva.

Fuimos mirando uno a uno los sellos discográficos restantes que tenían nombres molones y tufillo a rockeros.
Jazzland, Candid, Splash o Yazoo, descartados. Dragon, Alligator, Dark Wings, Mausoleum, Akarma, Rusty Cage y Black Lotus, seleccionados.
Como os podéis imaginar, ante tal grado de sofisticación el resultado fue algo irregular y pudimos comprobar que muchos sellos raperos también tienen nombres bastante chulos.
Así que dejamos la pipa y el monóculo en el escritorio y volvimos a lo que sabemos hacer y que siempre nos ha funcionado. Mirar una y otra vez la lista por si se nos ha pasado algo destacable.

Y allí estaba Wolverine. Es difícil no acordarse de un grupo con ese nombre y que Marvel no los haya denunciado. Aun así nunca los habíamos escuchado y no sabíamos si serían una especie de homenaje a sus paisanos Entombed y su celebrado “Wolverine Blues”.
Still” ha sido un agradable descubrimiento. Metal técnico con tintes progresivos de la casta de Opeth, Anathema o Antimatter e influencias de Queensrÿche lo que les da un plus de originalidad.
Hasta la próxima aventura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s