DEF LEPPARD 2015

Echando la vista y el oído atrás, justo después del incontestable éxito mundial de “Pyromania” e “Hysteria”, dos de los discos más vendidos de la historia de la música, no lo olvidemos, los de Sheffield grabaron los fenomenales “Adrenalize”, “Euphoria”, “X” y el estupendo retorno a las guitarras hard de “High´n´Dry” con “Songs from the sparkle lounge”. Por los alrededores estaban “Retroactive”, con caras B y temas compuestos para otros artistas y que siempre me pareció otro disco oficial completo de Leppard, el “necesario” experimento grunge/alternativo de “Slang” por el que tuvieron que pasar muchos artistas (“Skunkworks” de Dickinson o “Hear in the now frontier” de Queensrÿche) hasta que se dieron cuenta que ese no era el camino y que no disponían de las suficientes camisas de cuadros, un Cd de versiones aceptable, la más que merecida gira de aniversario de “Hysteria” tocado íntegramente a un altísimo nivel y con poca ropa (la manía de Phill Collen de salir sin camiseta a tocar es innecesaria) y la extravagante serie de conciertos con Taylor Swift que se debía haber llamado Una mala tarde la tiene cualquiera Tour.

El porqué de este resumen es para darnos cuenta de que la trayectoria de Def Leppard ha sido sólida, prácticamente sin mácula y bastante consecuente.
Y en este año de grandes retornos, “Def Leppard”, el obligado disco de título homónimo.
Es muy cómico leer como los artistas intentan justificar que después de 35 años, justo ahora, el disco se llame como el nombre del grupo (siempre ha sido el primero). En este caso parece ser que este y solo este, tiene todos los sonidos de la historia de Def Leppard. Paparruchas. Basta con decir que sois multimillonarios, que estabais sentados en vuestras mansiones, con la guitarra en una mano y la cerveza en la otra y no teníais ganas de pensar. A nosotros nos da igual siempre que suene al grupo que adoramos.

Def Leppard

Lo cierto, dejando a un lado el misticismo, es que hay mucho de todo en este Cd. Hay un clarísimo acercamiento al sonido Pyromania/Hysteria/Adrenalized, “Let´s go”, muy buena y “Dangerous”, buenísima. Medios tiempos preciosistas en su onda más AOR, “We belong” o “The last dance“. Un par de sustos con las curiosas “Man enough” y “Sea of love” (“Another one bite de dust” y “Sweet home Alabama”, what the f**?) Y una segunda parte llena de guitarras y fuerza, especialmente en la fiesta padre de “All time high”o el perfecto hard de “Wings of an angel“,  la maravillosa y oscura semi acústica de “Battle of my own”, muy Zeppelin y un broche final llamado “Blind faith” que sorprende por su profundidad y su épica.
El sonido y la producción de todo el disco son sublimes. Me ha gustado especialmente la fuerza de las baterías de Rick Allen y que de nuevo las guitarras ganan la partida a cualquier tipo de efecto. Joe Elliot y su voz como si no hubiera pasado el tiempo en ellos.

Casi una hora de rock melódico sofisticado y hard elegante. Def Leppard siguen sólidos como el granito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s