KAMELOT

Me auto respondo: Kamelot.
¿Y cuál era la pregunta? Nos la hacíamos reflexionando sobre el último Cd de Nightwish y poniendo en valor la constancia y la calidad de algunas bandas, no muchas, con trayectorias impecables en más de una década.

Desde “The fourth legacy”, allá por 1999, Kamelot solo ha cedido algo de consistencia con “Poetry for the posioned” y ahora, en pleno 2015, continúan demostrándonos su enorme talento y compromiso con “Haven”.
Sabemos a ciencia cierta que muchos seguidores del grupo lo abandonaron ipso facto tras la marcha de Roy Khan. Los mismos, por cierto, que nunca han escuchado los dos primeros y excelentes “Eternity” y “Dominion” con Mark Vanderbilt a las voces.
En The Road aceptamos, por supuesto, las decisiones personales, pero no podemos compartirlas en este caso. Por mucho que echáramos de menos a Dickinson en “The X Factor”, tuvimos que reconocer que se trataba de un buen disco ¿Pero qué hubiera pasado si hubiera sido Michael Kiske o Andre Matos los que hubieran recalado en Iron Maiden? Hasta a mí me da miedo y excitación pensarlo.

Como parece que para algunos la calidad musical es algo secundario, ahora tienen una nueva oportunidad de reconciliarse con Kamelot ya que ha sido el propio Tommy Karevik el que ha reconocido que a pesar de los intentos de desmarcarse de una voz tan especial para todos como la de Khan en el esplendoroso “Silverthorn”, el legado y estilo propio del grupo es tan poderoso que en “Haven” se ha dejado llevar para sonar lo más auténtico posible. Traduciendo, que suenan más que nunca a los Kamelot de Khan y Karevik el primero. Damos fe de ello pero destacamos lo innecesario de esas afirmaciones ¿Algo de marketing amigos? “Silverthorn” ya sonaba así y nos entusiasmó. El fabuloso Tommy Karevik tiene personalidad suficiente para notar la diferencia y aptitudes de sobra para interpretar el estilo que más convenga al grupo. No hay más que hablar.

Aquí quien mandan son las canciones y la labor compositiva de Paeth, Youngblood y Palotai. “Haven” es más directo y menos barroco que “Silverthorn” y desde la apertura híper clásica de “Fallen Star” el oyente se traslada inmediatamente a “The ghost opera”. “Insomnia”, “Citizen 0”, “Veil of Elysium”, “My therapy”, “End of innocence” o “Revolution”, especialmente cañera,  continúan atrapándote con sus melodías infinitas y su particular forma de entender el Power Metal, entre técnico y neoclásico y aunque sigan siendo unos nostálgicos y melancólicos incorregibles, las letras atisban esta vez un poco de esperanza y positivismo en sus historias.

Kamelot band

Y como en todo gran disco hay canciones creadas para la historia; “Under grey skies”, dueto junto a Charlotte Wessels de Delain es una de las canciones más bellas compuesta por la banda desde “Abandoned” y “Anthem” y siguiendo los pasos de la emotiva “Song for Jolee” del “Silverthorn”, al igual que “Here´s to the fall”, un auténtico homenaje a Roy Khan, guiño al pasado o nostalgia no resuelta, llámalo como prefieras, que te pondrá los pelos como escarpias.

La respuesta sigue siendo la misma: Kamelot.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s