folder_[plixid.com]Una cosa es intentarlo y otra muy distinta conseguirlo.

La discusiones sobre si es moralmente aceptable realizar una copia u homenaje de una obra tan influyente como “Tubular Bells” de Mike Oldfield, qué, recordemos, se ha enviado al espacio para que los alienígenas sea lo primero que conozcan de nuestro entrañable terruño, se disipan al oír “Sanctuary”. Como diría aquel mítico sketch de Martes y Trece, “es lo mismo pero no es igual”.

Robert Reed (Magenta) toca todos los instrumentos como ya hiciera Oldfield, incluidas las famosas campanas tubulares, la producción es fastuosa, la composición impecable, las influencias reconocidas por el propio Reed y el esfuerzo mastodóntico. Pero, por supuesto, este excelente “Sanctuary” no incluye de serie la novedad, la fascinación y la creatividad sin límites de un artista como Mike Oldfield.

Gracias al cielo, “Tubular Bells” solo hay uno y así debe seguir siendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s