epitaph

Yo personalmente dudo que sea el adiós. Es a su vez sospechoso que escriban su propio epitafio cuando están lejos de ser un cadáver musical, como demuestra este impecable y puede que mítico concierto. Más motivos; una gira de despedida sin KK Downing no tiene mucho sentido.
Cierto que la energía que transmite la banda, el compromiso del público londinense (“Breaking the law” está cantada exclusivamente por el público y pone los pelos de punta), la elección de temas de todos y cada uno de sus álbumes y la fundamental y conmovedora interpretación de Rob Halford, que a pesar de sus problemas físicos es capaz de emocionarnos hasta el paroxismo, serían la combinación perfecta para un adiós con mucha clase.
Pero como auténtico y fiel priestmaniaco mi deber es negar hasta el final que no habrá nunca más un disco de los auténticos METAL GODS.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s