suffocation

Supongo que muchos se creerán tipos muy duros por sus impactantes pinturas faciales e hilillos de sangre falsa en la comisura de los labios (Gene Simmons y Ozzy se están partiendo el pecho en estos momentos). También es muy importante quemar alguna que otra iglesia, llamarte a ti mismo en tercera persona (el mayor acto de estupidez posible junto con cruzar la calle por El Cairo) Papa Emeritus, Lord Ahrimar o Metatron y en tus ratos libres asesinar a algunos de tus compañeros de grupo.
La agresividad, la crispación e incluso el miedo se transmiten en la música de otra manera.
Siempre me dará más miedo Tom Araya que Satyr.
Y tanto Suffocation como Immolation me causan un enorme respeto en este concepto musical extremo.
El Death Metal es como la Fórmula 1; todo el mundo puede conducir o tocar muy, muy rápido, pero solo los mejores tienen el control y la técnica para no pegarte el batacazo.
Difícil oír cualquiera de estos 2 álbumes de un tirón sin salir inmediatamente a la calle y destrozar el mobiliario urbano. Por eso hay que digerir poco a poco tanta agresividad, tanta técnica y tanta energía brutal perfectamente gestionada.
Si Immolation te deja en k.o. técnico con su potencia y sus ritmos enfermizos a lo Morbid Angel, especialmente, “Pinnacle of Bedlam”, de sus vecinos neoyorquinos Suffocation, nos ofrecen una auténtica demostración musical, destacando en los cuidados solos de guitarra y riffs colosales (“My demise”).
Abstenerse boy scouts del Black Metal.

immolation-kingdom-of-conspiracy

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s